Trabajar duro – Lección 10

Trabajar duro, no existe otro secreto. Ni talento, ni hostias. Trabajar duro en ingentes cantidades, así se consiguen las cosas.

Ya estamos en la última lección de la serie: Aprender a vender. Sinceramente, estoy convencido que con estas 10 lecciones puedes empezar a vender mucho más en tu proyecto. Te he contado exactamente cómo lo hago yo, estoy seguro que tú lo puedes hacer por lo menos igual o mejor.

Hace poco un compañero me preguntó en la firma de mi último libro: ¿Cómo trabajas al 100% en tu empresa y al 100% en tu marca personal? La respuesta es simple: Trabajando mucho más. No solo en cantidad, también en velocidad. Esa es la clave, trabajar duro.

Nada es un regalo, todo debe ser construido con grandes dosis de trabajo y esfuerzo Clic para tuitear

Todos los días cuando llego a casa, estoy reventado. A partir de las 22 horas mi cabeza ya no funciona, pero desde que me levanto estoy al 300%. Porque no solo es que esté trabajando 8,10 ó 12 horas, es que voy a todo tren en ese tiempo.

Siento decírtelo así de crudo, pero si no están vendiendo lo que necesitas vender o si no estás obteniendo los resultados que quieres, se debe a dos causas:

  1. Lo estás haciendo mal.
  2. No estás trabajando lo suficientemente duro ni rápido.

Algunas personas dicen que trabajan diez o doce horas al día, pero luego cuando las observas de cerca, te das cuenta de que tienen una hora y media para comer. ¡Una hora y media! Aún así, hay otra clave, ser mucho más rápido las horas en las que estás. De esta forma puedes convertir 6 horas de trabajo en 12 horas de resultados.

 

TRABAJAR DURO

Lo que te voy a decir ahora, no es una recomendación. Puedes incluir el cartel de: Niños no hagáis esto en casa.

Yo no diferencio vida personal y profesional. Para mi todo es una. Yo trabajo y vivo a partes iguales. Esta frase puede sonar ideal, pero requiere de mucho compromiso ya que estás trabajando la mayor parte de tu vida. Créeme no es para todo el mundo, pero es la mejor manera para obtener resultados.

Estás ocupando cada parte de tu día con trabajo y cuando duermes, duermes. Pero cuando estás despierto, estás ALL IN.

Trabajar duro es lo único que produce resultados, pero sobre todo, es de las cosas que puedes controlar. Quizás no puedas controlar si un cliente te va a contratar o no, pero si puedes decidir llamar a 100 en lugar de a 50. ¡Eso es trabajar duro!

Trabajar mucho, fuerte, rápido y duro es una cuestión personal. No seré yo el que te juzgue, pero pregúntate: ¿Estoy haciendo un gran trabajo?

Si la respuesta es si: sigue dándole.

Si la respuesta es no: ¿A qué esperas?

Esta es la lección 10 de la serie aprender a vender. Si estás interesado en recibir las siguientes lecciones en tu email, déjalo justo aquí.







--

Bueno amigos, hasta aquí las 10 lecciones para aprender a vender. Estoy muy orgulloso del resultado y convencido de que puede aportaros ese empujón que necesitáis.

De todos modos, recuerda que puedes escribirme y hacerme la consulta que quieras.

¡Seguimos!