Da igual si te gusta o no, pero que tenga mercado

 

Estás sentada/o en tu cafetería favorita. Hoy es un gran día, has decidido que vas a dejar de trabajar para otros y vas a empezar a hacerlo para ti. Lo que significa que seguirás trabajando para otros pero que en lugar de llamarles jefes, les llamarás clientes. Das un sorbo al café y piensas:

OK, emprender, pero.. ¡QUÉ! ¿Qué negocio emprendo? ¿algo que me guste? ¿que de dinero? Ambas sería lo ideal, ¿o no?

La verdad es que hay algo de importancia en que el proyecto que emprendas te guste, pero sobre todo, lo que marca realmente la diferencia, es que tenga el mercado suficiente.

En un post anterior vimos cómo saber si tu idea de negocio es buena, pero para saberlo, primero debemos tener una idea.

Hay cientos, que digo, miles de libros que hablan sobre lo maravilloso que es emprender un negocio sobre algo que te guste. Yo la verdad no lo tengo tan claro, por eso he preparado esta lista de pros y contras para que tú puedas sacar tus propias conclusiones.

Vamos a verlo:

CONTRAS DE EMPRENDER ALGO QUE TE GUSTA

1.Idealizar el proyecto

Emprender un proyecto sobre algo que te apasiona, puedes parecerse a enamorarse de alguien. Al principio todo es mágico, pero cuando va pasando el tiempo empiezas a darte cuenta de ciertas verdades que habías pasado por alto.

Imagina que quieres emprender una cafetería en el centro de tu ciudad. Amas el café y los libros, así que te imaginas atendiendo personalmente a tus clientes, ofreciéndoles el mejor café que has traído de Colombia, mientras mantenéis una increíble conversación sobre el último libro que has leído. ¡Suena genial!

Lo que ocurre o puede ocurrir, es que si finalmente te decides a montar la cafetería, descubras que no tienes demasiado tiempo ya que estás demasiado ocupado preparando, sirviendo, limpiando, organizando y cuadrando los pedidos.

Antes de emprender tu proyecto, necesitas tener una idea realista sobre cómo funciona realmente. No lo que piensas o esperas que sea.

Si estás pensando en emprender, quizás te interesa el Bootstrapping 

2.No eres realista

Es posible que al comenzar un proyecto que te gusta mucho, cometas el error de creer que a otros también les va a gustar tanto como a ti.

Toda idea de negocio tiene que ser revisada desde un punto de vista analítico. Que la idea sea increíble o te ponga los pelos de punta, no importa nada si no consigues que de verde a final de mes. Los proyectos tienen que ser rentables para poder mantenerlos en el tiempo.

3.Pecas de optimista

Tendemos a idealizar nuestros proyectos. En muchos casos, pecamos de un excesivo optimismo. Pero hazte la siguiente pregunta: ¿cuánto tiempo necesita la empresa para obtener beneficios?

Te sorprendería ver cuánta gente se resiste a “sacar el Excel”, a “hacer las cuentas”. Los números no mienten y esa es una realidad que debes empezar a asumir si estás dispuesto a emprender en serio.

Pros y contras de emprender un proyecto que te apasiona Clic para tuitear

PROS DE EMPRENDER ALGO QUE TE GUSTA

Los pros siempre son bastante más claros que los contras. Estoy seguro que mientras estabas leyendo, se te iban ocurriendo muchos puntos por los que si es interesante emprender algo por lo que sientes pasión.

¡Estoy de acuerdo!

Elige un trabajo que ames y no trabajarás ni un solo día en tu vida Clic para tuitear

Si tuviera que decirte una sola cosa que diferencia a los emprendedores que alcanzan sus metas, con los que no lo consiguen, sería: CONSTANCIA.

Emprender es un trabajo a largo plazo. Requiere esfuerzo, ingentes dosis de trabajo y mucha constancia. Caerte, levantarte, probar, volver a caerte, innovar y cambiar de rumbo. Esa capacidad de trabajo requiere de mucho más que motivación. Eso solo se consigue con compromiso. Es por eso que muchísima gente abandona.

Para tener constancia, para innovar, pivotar y generar nuevas ideas constantemente, es muy pero que muy importante que te apasione lo que haces. Es el camino más corto para no desanimarte y seguir empujando.

Además, creo que es muchísimo más fácil ser de los mejores en algo que amas, que en algo que te da igual. No es lo mismo trabajar en un proyecto que te pone los pelos de punta, que trabajar en uno que no te importa demasiado. ¡Eso se nota!

Ésta es para mi, sin duda, la parte más importante para elegir emprender un proyecto que te gusta.

🔥 ¡ANTES DE SEGUIR!

Mi objetivo con el blog es proporcionarte todo el contenido y valor posible para que seas independiente, excelente, seguro y capaz de conseguir lo que te propongas. Para lograrlo, cada lunes envío un email con mi mejor contenido. Deja aquí tu email si quieres recibirlo.






Da igual si te gusta o no, pero que tenga mercado

Emprender una idea que te guste o no, al final es una decisión muy personal.

Lo que no es negociable, bajo ningún concepto, es que tu proyecto tenga mercado. ¡Esa es la clave!

COMO SABER SI TU IDEA TIENE MERCADO

¿Tienes una increíble idea que conquistará la mente y la cartera de millones de consumidores?. Quizás tienes un servicio que nadie más ofrece y la gente necesita urgentemente. ¡Esta es tu oportunidad!

Pero antes de lanzarte al vacío con ambos pies, debes descubrir si tu idea tiene mercado.

Fliparías si supieses cuantos emprendedores pasan por alto este dato, solo porque no quieren escuchar ningún comentario negativo sobre su proyecto. Están convencidos de que su producto o servicio es perfecto, que no quieren que ninguna información lo altere. ¡No seas uno de ellos!

Conocer el mercado antes de lanzar es una parte fundamental para el lanzamiento de tu proyecto. Si realizas los cambios o ajustes necesarios ahora, puedes ahorrarte mucho dinero a largo plazo.

Para saber si tu idea tiene mercado, puedes seguir estos tres pasos:

  1. Infórmate sobre el sector

Busca las últimas tendencias del sector en el que quieres entrar. Haz un benchmarking de los principales operadores del sector. Descubre si es un sector en alza o no. ¿Qué áreas parecen expandirse y qué áreas están disminuyendo? ¿La industria atiende a nuevos tipos de clientes? ¿Qué desarrollos tecnológicos están afectando a la industria

  1. Ponte en los zapatos del cliente

¿Dónde vas a vender tu producto o servicio? ¿Qué renta tiene tu público objetivo? ¿Cuántas veces al año compra el cliente medio tu producto o servicio? ¿Cuántos clientes vas a necesitar para llegar al punto de equilibro? ¿Es suficiente?

  1. Evalúa a la competencia

Para saber si tu idea tiene mercado, es vital que investigues a la competencia. ¿Cuántos hay? ¿Tiene barreras de entrada tu sector? ¿Qué estrategias están desarrollando? ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades en comparación con ellos? ¿qué cambios han desarrollado en los últimos año? ¿Han aumentado su facturación? ¿Han incluido nuevas líneas de negocio?

##

Responde a todas estas preguntas con detalle. Te ayudarán a hacerte una mejor idea de tu futuro negocio.

Muchísimos emprendedores evitan hacerse estas preguntas, evitan hacer los deberes antes de lanzarse. No seas uno de ellos.

¡Seguimos!

Mi objetivo con el blog es proporcionarte todo el contenido y valor posible para que seas independiente, excelente, seguro y capaz de conseguir lo que te propongas. Para lograrlo, cada lunes envío un email con mi mejor contenido. Deja aquí tu email si quieres recibirlo.