El otro día, hablando con un PUSHER sobre su proyecto, me dijo: Ricardo, ¿es necesario invertir en crear una marca de confianza?

Esta fue mi respuesta:

¿Qué otros tipos de marcas sobreviven?

Quizás tu marca sea barata o necesaria para un determinado momento. Eso está bien, puedes ganar dinero y sobrevivir con eso durante un tiempo, al menos, hasta que alguien se incorpore y sea un poco más barato o internet acerque más posibilidades a golpe de un click (ya ocurre).

Para el resto de nosotros, sin embargo, solo hay una opción: trabajar en una marca de confianza.

Cuando puedes elegir qué comprar y esto ocurre casi el 90% de las veces: basas tu elección en dos preguntas simples: "¿En quién confío para para solucionar este problema que tengo?” o bien: “¿cuál de todas las promesas que hay en el mercado para mi, me convence?”

Lo cierto es que la gente olvida rápido si pagó de más por algo, pero seguramente nunca (¡nunca!) olvidarán si violaste su confianza.

Lo fascinante es que pocas empresas dedican el tiempo suficiente a responder la pregunta: ¿Cual es la estrategia, la inversión, la prioridad, la táctica que estás  siguiente para ser la empresa / marca que genera más confianza en tu sector?

Ser y hacer lo que son y hacen los demás, no te lleva a este nivel.

No importa si trabajas para Under Armor , PUSHCAMP o te contratan una conferencia. Si llego a conocerte, a confiar en ti y luego me das la espalda, me abandonas y me haces sentir como un tonto por confiar en ti, no volveré en ningún otro momento.

Eso es confianza.