Superar el miedo y abrazar el cambio

La vida cambia.

El cambio es duro.

Quien te diga lo contrario, miente.

 

Pero incluso si es obvio que hacer un gran cambio será beneficioso para nosotros, no hay que olvidar que será difícil, todo un reto.

Obviamente no tengo todas las respuestas, pero aquí tienes 5 consejos que te ayudarán a seguir adelante y entender que el camino fácil pocas veces es el correcto.

 

  1. Nunca tendrás toda la información

A menudo evitamos tomar decisiones importantes porque queremos o creemos necesitar más información. Sí, es cierto que para realizar un cambio sustancial en tu vida, necesitas una investigación, pero si estás esperando tenerlo clarísimo para tomar la decisión, vas a estar esperando mucho tiempo. Somos seres curiosos y nuestra necesidad de información nos paraliza.

La vida es una serie de conjeturas, errores y revisiones. Toma la mejor decisión que puedas en el tiempo y sigue avanzando.

  1. Elígete a ti mismo

Nos ponemos todo tipo de excusas para no hacer los cambios importantes que necesitamos. Normalmente todo viene determinado por la falta de confianza que tenemos en nosotros mismos y nuestra capacidad de hacer que las cosas funcionen.

Lee más sobre Elegirte a ti mismo y hacer que funcione en mi libro – pincha aquí

Pensamos que si nos metemos en una situación nueva, no sabremos qué hacer o cómo reaccionar. Estamos preocupados de que lo desconocido será superior a nuestras capacidades.

Olvídalo. Confía en ti.

Ten el valor suficiente para Elegirte a ti mismo. Pase lo que pase, podrás encontrar una manera de hacer que funcione. Estoy seguro 🙂

GUÍA

Encuentra tu camino

Nos han educado para aceptar las reglas sin rechistar.

Pasan los años y nos damos cuenta que para nosotros la vida es algo más que llevar un traje de chaqueta, tener unos euros en el banco y 30 días de vacaciones 

Afortunadamente, que millones de personas hagan lo mismo no significa que nosotros tengamos que hacerlo.

Descarga la GUÍA ahora y encuentra tu camino

Revisa tu correo y SPAM

  1. ¿Qué es lo peor que pasaría?

La mayor parte de los problemas y miedos que tienes, no ocurren jamás.

Cuando te sientas y piensas en el peor de los casos, te das cuenta de que en realidad hay muy pocos riesgos de no poder recuperarte. Y si de verdad no puedes recuperarte, mejor no lo hagas.

Pregúntate a ti mismo: "¿Qué es lo peor que podría pasar?"

Una vez que te das cuenta de que lo peor no es tan malo, estarás listo para aplastarlo.

 

  1. Lo importante es el proceso, no el resultado.

Estamos obsesionados con los resultados. Nos preocupa que si partimos hacia un gran objetivo, no lleguemos a cruzar la meta.

Además, sólo porque no alcances el objetivo final no significa que estés derrotado. El fracaso no es un destino, y tampoco lo es el éxito.

Disfruta del proceso de avanzar, crecer y aprender.

 

  1. Continua persiguiendo tus sueños.

Hacer nuevas cosas, probar de manera diferente, hace que se abran aún más tus oportunidades. Una de las mejores cosas de ir tras metas importantes con pasión es que se abren posibilidades y opciones que nunca podrías haber esperado en un principio.

Si persigues tus sueños, se abrirán cantidad de oportunidades en el camino. Créeme, es así.

 

No necesitas ser un cambiador del mundo, sólo tienes que hacer un pequeño cambio en tu propio mundo. Clic para tuitear

 

 

Aquí te dejo algunos post que quizás puedan serte de interés

Cómo destacar y ser mejor en lo que haces

Dar, aportar y trabajar sin esperar nada a cambio