Mejorar no es cuestión de suerte o casualidad. Ser mejor cada día, requiere estrategia, constancia, trabajo y disciplina. Hace ya mucho tiempo que me di cuenta de que si quería vivir de una manera diferente al resto, debería actuar de forma distinta.

Si te parece interesante, aquí te dejo las acciones para mejorar que utilizo cada día.

25 acciones para mejorar que utilizo cada día 

Acciones para mejorar

  1. Actúo mucho más de lo que ves en las redes sociales y blog. Mucho más.
  2. Me recuerdo cada mañana que mi tiempo aquí es limitado. Que más vale que haga ahora todo lo que quiera y pueda, porque quizás mañana sea tarde.
  3. Digo muchas veces NO, a proyectos, reuniones, emails, etc. Doy mucho valor a mi tiempo.
  4. No hago las cosas por dinero. El dinero no me motiva. Aunque obviamente busco la rentabilidad en casi todo lo que realizo.
  5. Trazo una estrategia para absolutamente todo lo que quiero conseguir. Sea lo que sea.
  6. No me conformo. No me quedo nunca satisfecho. Disfruto de lo conseguido y voy a por otra cosa.
  7. Me preocupo de las cosas que puedo controlar. Las que no, las saco de mi mente.
  8. Confío implacablemente en mí mismo.
  9. Trato de ser lo más auténtico y real posible, en casi todas las ocasiones. Pagando muchas veces un peaje por ello. (Merece la pena)
  10. Ignoro, borro, elimino de mi vida a cualquier persona o cosa que no me hace bien a mí o a los míos.
  11. Soy muy exigente conmigo mismo. Tanto que en muchas ocasiones, soy mi peor enemigo.
  12. El fracaso tiene valor cero en mi día a día. Fracaso bastante, pero trato siempre que sea rápido y barato.
  13. Perdono casi todo. Entiendo que todo el mundo se equivoca y que no merece la pena vivir enfadado.
  14. Me da igual lo que opine de mí la gente que no me conoce. Y me da mucho más igual la que me conoce y me critica.
  15. Ayudo mucho. A muchas personas diferentes.
  16. Compito exclusivamente conmigo mismo. Me da igual la competencia.
  17. Soy muy feliz la mayor parte de mi tiempo, aunque a la que le despisto me descubro quejándome y en piloto automático. Vivo en una lucha constante por permanecer consciente.
  18. Reconozco mis errores, cada vez más.
  19. Me conozco mucho. He trabajado y sigo trabajando mucho en mí mismo. Cada día.
  20. Me obsesiona la productividad y odio tener la sensación de estar perdiendo mi vida.
  21. Tengo objetivos claros, pero no me preocupo en cuando conseguirlos. Al final todo acaba llegando, si haces lo que tienes que hacer.
  22. Celebro el éxito de la gente que me rodea. Pocas, muy pocas cosas me generan envidia. Y las que me lo generan, no tienen nada que ver con bienes materiales.
  23. Sé que no soy el mejor en nada de lo que hago. Lo acepto.
  24. No tengo miedo a nada que pueda combatir.
  25. Ante la duda, siempre, prefiero intentarlo. Soy mucho más de pedir perdón, que permiso.
Mejorar está en mis manos y en las tuyas.
Es una decisión consciente que debes tomar.
La pregunta es ¿estás dispuesto?