Adaptarse o morir

A la gente no le gusta hablar sobre adaptarse. Parece que tiene connotaciones negativas. Lo que ocurre es que hay que aceptar que las cosas no siempre salen bien y cuando te das cuenta debes probar diferente. De hecho, lo más constante en la vida es el cambio.

Soy un gran admirador de la reinvención y de las personas que tienen la capacidad de vivir 3 o 4 vidas en una sola. Admiro a las personas que se interesan por varios temas y que cuentan con varias facetas profesionales y personales alrededor de su vida. Me horrorizaría tener una vida monótona en la que sé siempre casi todo lo que va a ocurrir. Definitivamente eso no va conmigo.

Cuando una empresa empieza, da igual lo que hagas, no vas a saber lo que tus clientes van a comprar. Por lo menos en términos de cantidad. Nadie lo sabe. Esto hace que ningún emprendedor sepa realmente si la respuesta a su producto será buena o mala. No lo puede adivinar. Exclusivamente puede centrarse en hacer un trabajo increíble y confiar.

El ejemplo más llamativo es Twitter: Twitter comenzó como una compañía llamada Odeo. Era una plataforma para configurar podcasts. Tenían grandes inversores de capital de riesgo: algunos de los mejores inversores del mundo eran inversores de capital riesgo en Odeo. Durante el proceso de creación, uno de sus ingenieros creó Twitter como herramienta de atención al cliente y consiguió unos pocos miles de usuarios en nada de tiempo. Así que, finalmente, Ev Williams dijo a todos sus inversores: “vamos a centrarnos en Twitter. Aquí están todas las estadísticas, tenemos 10.000 usuarios, y es genial. Si quieres, te devolveré tu dinero, y si no quieres, puedes mantenerte como inversor porque ya no vamos a trabajar más en Odeo”.

Da igual lo inteligente seas, no importa si tu pasado ha sido increíble o patético. Necesitas estar listo para el cambio. No yo, no tus amigos, ni el gurú o consultor de turno va a poder decirte si te irá bien. El cambio es solo eso: adaptarse o morir.

En el caso de Twitter, el 100% de los inversores sacó el dinero, ni uno solo se quedó. Pero esa falta de confianza no frenó el cambio de Ev y no debería frenar el tuyo tampoco.

Es el ciclo de la vida. Nada es para siempre. Todo evoluciona, cambia, mejora o empeora. No es natural si lanzas un producto y de repente es un éxito. Es posible, pero no es lo habitual.

Hay que trabajar nuestra adaptación al cambio, para que esté al 100% y cuando ésta ocurra (qué ocurrirá) puedas adaptarte rápidamente sin muchos problemas.

Resistirte es inútil.

Adaptarse o morir

Tú eliges.

Mi objetivo con el blog es proporcionarte todo el contenido y valor posible para que seas independiente, excelente, seguro y capaz de conseguir lo que te propongas. Para lograrlo, cada lunes envío un email con mi mejor contenido. Deja aquí tu email si quieres recibirlo.