He emprendido muchos proyectos diferentes. En algunos he ganado, otros los he vendido, muchos se han quedado a medio camino y en infinidad he perdido. En el post de hoy quiero contarte mis 5 principales causas de fracaso.

Después de más de 10 años emprendiendo, he conseguido diferenciar cinco causas por las que mis proyectos no han funcionado, ojalá te sirvan y no hagas tuyo el refrán: “nadie escarmienta en cabeza ajena”

1. Actuar sin planificar lo suficiente:

No se puede llegar a un destino, si no defines perfectamente cuál es. En mi opinión este es uno de los mayores errores que cometen las personas que lanzan proyectos. No tienen nada claro el objetivo final y se acaban conformando con lo que les va llegando. Ya lo expresaba de manera fenomenal Séneca: “A quien no sabe a que puerto encaminarse, ningún viento le es propicio”.
Defines bien el lugar al que quieres llegar y recuerda:

Puedes cambiar la estrategia, pero no la meta. Clic para tuitear

2. Expectativas irreales.

Muchos de mis proyectos han fracasado porque he esperado que los resultados llegaran de manera inmediata, rápido, en cuestión de meses. Con el tiempo me he dado cuenta que todo requiere su tiempo. Necesita de una acción sostenida durante el tiempo suficiente.

🔥 ANTES DE SEGUIR.
Mi objetivo con el blog es proporcionarte todo el contenido y valor posible para que seas independiente, excelente, seguro y capaz de conseguir lo que te propongas. Para lograrlo, cada lunes envío un email con mi mejor contenido. Deja aquí tu email si quieres recibirlo.






3. No tener un “porqué” claro

Si emprendes tu proyecto con un “porqué” poderoso, tienes una motivación por encima de la media. Tener claro porqué queremos lograr algo es mucho más importante que el propio objetivo en si mismo. Plantéate la siguiente pregunta: ¿Porqué quieres alcanzar este objetivo? Solo cuando tengas claro ese porqué estarás preparado para dar lo mejor que hay en ti. Ojo! Ese porqué debe ser mayor que conseguir X€ o demostrar algo a alguien.

4. Tener demasiadas cosas y perder el foco.

Está en cuarto lugar pero es casi la principal. Soy una persona muy activa, me encanta hacer muchas y cosas. Eso hace que en ocasiones me distraiga y pierda el foco.
Hay que ser capaces de enfocar todos nuestros recursos y habilidades en un mismo proyecto. Por un tiempo determinado. Si te pasa como a mi que quieres estar en muchas cosas a la vez, más te vale adquirir la habilidad de estar enfocado en múltiples sitios. Porque sin duda es la principal causa por la que han fallado muchos de mis proyectos.

5. Tratar de hacerlo todo uno solo.

Asume que no sabes todo. Contrata a personas que sepan hacer determinados trabajos mejor que tú. Solicita ayuda cuando la necesites. No pretendas tener todas las respuesta. Se humilde para reconocer lo que no sabes y busca apoyo en los demás. Solo con eso tus probabilidades de tener éxito aumentan exponencialmente.

Estos son las cinco causas que he detectado por las que creo que muchos de mis proyectos han fallado. Seguramente habrá más. Ojalá te ayuden.

Antes de despedirme, quiero comentarte que he empezado una serie de vídeos de un minuto en el que voy contando mi día a día como emprendedor. Puedes seguirme en Instagram y no perderte ninguno o bien en YouTube.