Di NO mucho más 

Si no es un “joder, ¡claro que si!” Di NO.

Si no estás orgulloso de ello, no lo hagas.

Si no quieres ir a esa fiesta, no vayas.

Si no quieres entrar en ese negocio, no entres.

Si no puedes hacer un buen trabajo, no lo cojas.

Si no sabes por qué quieren que hagas algo, pregunta antes de aceptar.

Si te va a distraer del hacer el trabajo que realmente importa, ignóralo.

Si necesitas ocultarlo, reconsidéralo.

Si estás de acuerdo con la mayoría, replantéatelo.

Si vas a crear un hábito o compromiso que te cuesta llevar a largo plazo, no empieces.

Di no, a los interesados, egoístas y chupócteros.

Di no, porque no estás obligado a decir que si.

Por otro lado, di siempre que sí a construir algo importante.

Di no mucho más a personas que quieren contactar, hablar, conferencias gratuitas, entrevistas, que promociones cosas, que inviertas en sus proyectos, que tomes un café, una reunión de 30 minutos, un email.. Di NO sencillamente a todo lo que no quieras hacer profundamente.

Dos opciones

Puedes decir si y complacer a los demás temporalmente, o puedes centrarte en hacer el trabajo importante y cambiar las cosas que importan, diciendo "no" más a menudo.

Puedes decir no con respeto, puedes decir no rápidamente, puedes decir no con cariño y agradecimiento. Pero lo que no deberías hacer es decir sí porque no puedes soportar el miedo, el dolor o la incertidumbre a corto plazo.

Decirle no a determinadas personas y propuestas te brinda la oportunidad a decir sí a personas y oportunidades importantes, interesantes y que merecen la pena.