Educación para freelances

El sistema educativo debe cambiar. Las carreras universitarias tienen que cambiar y los MBA sin duda, necesitan cambiar. En un mundo muy cercano, en el que casi todos seremos freelances, necesitamos una educación para freelances. Y créeme, lo que tenemos ahora no nos está preparando lo suficiente.

Seguro que te has dado cuenta que estamos en medio de una revolución industrial afectada por múltiples tecnologías. No solo internet, sino la inteligencia artificial, blockchain y la nueva economía están haciendo que los estudiantes salgan menos preparados que nunca para los nuevos tiempos.

Muy probablemente nuestros hijos se ocuparán de casi los mismos trabajos, tareas y objetivos profesionales que nosotros, pero trabajarán de una forma radicalmente opuesta. Sino me crees, fíjate lo que ha ocurrido con los departamentos de ventas. Cómo se trabaja hace 20 años y cómo se hace ahora. ¿Quién iba a pensar que un comercial debería contar con un gran nivel en gestión de redes online?

El problema reside en que las universidades y escuelas de negocio, dedican gran parte de su esfuerzo a vincular la capacidad técnica con la oferta laboral que existe hoy día. En cambio, la oferta labora de dentro de 5 años es tremendamente incierta y sobretodo cambiante. Es por ello, que el Programa PUSH ha tenido y tiene tanta aceptación. Ya que se enfoca radicalmente en lo más importante de un profesional: sus capacidades.

En un mundo en el que casi todo estará automatizado, será más necesario que nunca mejorar nuestras capacidades como humanos.

Las empresas, especialmente las más técnicas, están en plena transformación y eso exige un nuevo tipo de profesional. Mucho más capaz, flexible y adaptado a los cambios.

Estamos viviendo la cuarta revolución industrial y vamos a necesitar una educación para freelances. Necesitaremos profesionales con habilidades que garanticen que podamos competir en entornos inciertos e inseguros.

Los profesionales que sobresalen hoy y sobre todo que seguirán sobresaliendo mañana, deberán contar con habilidades como: resolución de problemas, pensamiento crítico, creatividad, iniciativa, la gestión de personas, inteligencia emocional, toma de decisiones, orientación al servicio, negociación y el auto aprendizaje.

Todas estas habilidades tan necesarias y poco desarrolladas hoy día, hace que las universidades y másters, tengan que ponerse las pilas para dejar la teoría y centrarse en la práctica. En mancharse las manos, las hostias y la experiencia. Formaciones que no se alejen de la tecnología, ya que será indispensable para entender el nuevo mundo laboral que se avecina, pero también que sean capaces de aportar el desarrollo de habilidades profesionales totalmente humanas.

En un mundo en el que casi todo estará automatizado, será más necesario que nunca mejorar nuestras capacidades como humanos.

-

Si estás interesado/a en venir a la próxima edición de PROGRAMA PUSH, aplica aquí