El dinero incorrecto 

Esta es la conclusión de todo el post: El dinero incorrecto es el que ganas realizando tareas que son irrelevantes para tus verdaderos objetivos.

Hay muchísimas personas y empresas ganando el dinero "equivocado". El dinero incorrecto está en todas partes. Irónicamente, aparece disfrazado de “oportunidades” conforme das algunos pasos hacia las metas que te has planteado.

Es curioso, cuando empecé con las conferencias, formaciones o a dar clases en escuelas de negocio, el dinero nunca estaba presente. La mayoría de las charlas y formaciones las hacía de forma gratuita. En cambio, con el paso del tiempo, he tenido que empezar a decir “No” a muchas propuestas que en otras ocasiones hubiese hecho gratis.

Cada semana digo muchas más veces “No” que “si” a oportunidades de inversión, proyectos y charlas. Lo hago porque creo que es dinero incorrecto. Dinero y trabajo que me separa de mis verdaderas metas. Muchas veces, me he dejado llevar por la necesidad de hacer cada vez más cosas y caer en la trampa del más. Todo por no atreverme a dejar escapar oportunidades.

Con el tiempo me he dado cuenta que aceptar algunos tipos de clientes, no ha mejorado mi situación ni la de mi empresa. Ha sido al revés, nos ha llevado a ofrecer un producto mediocre. Y no hay nada peor -en mi opinión- que la mediocridad.

"La diferencia entre las personas exitosas y las personas realmente exitosas, es que las personas realmente exitosas dicen no a casi todo". -Warren Buffet

La mayoría de las personas tienen una vida llena de cosas meramente "buenas". La mayoría de las empresas tienen clientes “aceptables” y desarrollan trabajos simplemente "buenos". Todo ello bajo la firme convicción y excusa de que es lo que deben o debemos hacer, pero en mi opinión: no es así.

¡Las oportunidades están en todas partes! Buenos empleos, buenos socios, inversiones, formaciones, trabajadores y clientes. Si abres tu correo electrónico ahora mismo o tu libreta de ideas, estoy seguro que hay una decena de proyectos "buenos" compitiendo por tu tiempo, pero desgraciadamente no podemos estar en todos lados. Para hacer un trabajo extraordinario hay que tener la capacidad de renunciar.

Si no lo haces, te verás ocupado corriendo en la rueda del hámster, estarás dando vueltas en círculo y creyendo que estás avanzando.

Sé que es difícil decir “no”. No es sencillo tener que dejar escapar oportunidades, clientes y cosas que te gustaría hacer, pero que sabes que no es el momento. Claro que no es fácil renunciar al dinero incorrecto para centrarte en hacer el trabajo importante. Pero si quieres llegar a cumplir tus grandes objetivos, tienes que aprender a hacerlo.

Por eso la firma de muchos de los últimos emails que envío es: 

“Lo siento, mi corazón dice SI, pero mi horario dice NO”