Elegirte a ti mismo tiene un precio

Elegirte a ti mismo es, ha sido y siempre será la mejor estrategia posible. Así comienzan todos los episodios de mi podcast. Estoy absolutamente convencido de cada una de esas palabras, pero siendo siempre muy consciente de que pagarás un alto precio por ello.

Desde que escribí en 2015 “Elígete a ti mismo y haz que funcione” muchas personas lo han tomado como un mantra de la nueva era. En cierta manera, se ha malinterpretado. Muchos creen que es un grito a que puedes conseguir todo lo que quieras al momento, sin esfuerzo, sin pagar el peaje. Sin sacrificio. Muchas personas han creído que sencillamente por levantar la mano y elegirse, ya has ganado. Que es un atajo o algo sencillo.

Precisamente es lo contrario.

Cada vez que hablo de elegirte a ti mismo, me refiero a que:

Si quieres hacer música, hagas música. 

Si quieres escribir un libro, cojas tu ordenador y empieces a escribir.

Si quieres dar una conferencia, organízala.

Si quieres montar tu negocio, haz lo que hicimos nosotros: coger un ordenador compartido para dos, en el cuarto de casa de nuestros padres, mucho esfuerzo, ninguna queja y empujar hasta hacer que funcione. Aquí puedes ver más sobre nuestra historia.

Si quieres cambiar las cosas, joder, sal ahí fuera y cámbialas.

Esperar a que alguien venga a elegirte, es una forma de esconderte, no es real. Créeme, nadie va a venir a elegirte. Aquí no hay hadas madrinas, ni carrozas.

Todo el mundo no puede alcanzar el “éxito “, tampoco ser los más populares, los más visitados, o los que más gustan. De hecho, es posible que nunca suceda. Nadie puede prometerte eso, creo. Por lo menos yo, seguro que no.

Lo que significa “elegirte a ti mismo” es que nunca ha sido tan fácil decidir ser responsable de tu trabajo, de tu agenda, de provocar el cambio, de asumir la responsabilidad. Nunca ha sido tan accesible tener la oportunidad de crear algo que merezca la pena. Tener la oportunidad de importar a un pequeño grupo de raros como tú. Nunca ha estado tan al alcance de nuestra mano empezar algo ahora, hoy, YA.

Elegirte significa que debes dejar de esperar, lloriquear y quejarte.

El resultado estará por ver y dependerá en gran parte del trabajo que realices, pero lo que está claro es que como te he dicho al principio: Elegirte a ti mismo, es, ha sido y siempre será, la mejor estrategia posible.