Vivimos tiempos de incertidumbre y estoy convencido que justo ahora, lo peor que puedes hacer es no intentarlo.

En la última conferencia que di, hice una pregunta: ¿cuántos queréis lanzar un proyecto este año? De las 500 personas que había en el auditorio, al menos la mitad, levantó la mano y dijo públicamente que iban a comenzar sus propios negocios tarde o temprano.

Hoy, sin datos, estaría dispuesto a apostar que ni el 25% lo habrán hecho. Estarán esperando el momento adecuado, la idea correcta o que alguien les dé permiso. Estarán esperando una invitación a la fiesta y alguna garantía de éxito (qué no va a llegar y nadie puede darte).

Silicon Valley ha hecho cosas mal y algunas muy bien. Una buena, es que ha creado una cultura en la que equivocarse está bien. ¡Estar equivocado puede incluso hacerte rico en el valle!  Pero en la mayoría de otros lugares, en la mayoría de familias, la idea de jugarte lo poco que tienes en algo que podría no funcionar, asusta. Es normal y es más, debe ser así. Esto no es un juego de una sola carta.

Conseguir tu primer cliente cuesta.

(Por esto tienes esta guía en la que te explico cómo conseguir tus primeros clientes).  

Conseguir aumentar tus ventas necesita formación.

(Por eso tienes aquí mi curso de ventas gratis)

Este es mi mejor consejo para ti: deja de planificar y comienza a hacer.

No tienes que renunciar a tu trabajo - de momento - pero tienes que salir y hacerlo. 

Cuanto más haces,más haces. Las puertas se abren.  Aparecen oportunidades.Tu modelo cambiará, tu reputación aumentará, los buenos clientes e inversores aparecerán. Pero nada de esto sucederá si te quedas quieto y sigues planificando.

Construye algo que merezca la pena. Día tras día, cliente tras cliente. Reduce tus debilidades, concéntrate en tus fortalezas  y comienza a construir. Pero empieza.