Lo siento, no va a funcionar

A veces pienso que conforme pasa el tiempo me estoy haciendo más y más raro. Me temo que algún cable dentro de mi cabeza debe estar sin conectar. ¿Quieres saber por qué? Fácil. El otro día, le conté a un conocido el modelo de negocio del nuevo proyecto que lanzamos en Enero, y me respondió: “Tiene buena pinta. Creo que va a funcionar.”

¿Cómo? ¿Por qué?

No estoy acostumbrado a esto, lo habitual siempre ha sido: “estás loco”, “te vas a estrellar”, “ lo siento, no va a funcionar “ y frases del estilo.

Cuando alguien intenta decirme que algo no va a funcionar, o rechaza mi idea, solo consigue que lo haga con más fuerza.

He tratado a diario con el rechazo en mi vida. Y cuando digo rechazo, lo digo en serio. La gente, algunos supuestos “amigos” se ha burlado de negocios en los que creía. Cuando lancé Deportae, la gente se rió de la idea. Cuando me apunté al primer Ironman, muchos confiaban en que fracasaría. Estoy seguro que a día de hoy, muchos lo harán a la espalda con mi nuevo canal de Youtube. (Por cierto, me encantaría que te suscribieses pinchando aquí please)

Así que: el rechazo sucede. A todos. Y mucho. Pero la verdad es que no me importa una mierda lo que diga la gente, y a ti tampoco debería importarte.

El rechazo es algo que te vas a encontrar. Es inevitable. La gente querrá desafiarte y cuestionar tus ideas, es ok. No trabajas para todo el mundo. Es absolutamente necesario para ayudarte a saber cuánto quieres conseguir algo. Las personas que se dejan influenciar por el qué dirán, realmente no quieren lo suficiente. Si quisieran más, seguirían empujando. Porque existe una máxima que me encanta que dice:

“No se puede vencer al que no se rinde“

Entonces, ¿qué haces con toda esa negatividad?

Lo conviertes en ACCIÓN. Trabajas MÁS. Aceptas que subir, sacrificarte, exponerte y luchar es la mejor parte del ascenso a la cima.

Así que para terminar, voy a pedirte un favor. No pierdas la oportunidad de hacer lo que quieres hacer de ser quien quieras ser, por entregarle el poder sobre tu vida a otros. Otros, a los que no les importas. Otros, a los que no tienes nada que demostrar. Otros, que no son TÚ.

Sal ahí fuera y HAZ QUE LAS COSAS FUNCIONEN.

Déjame tu email si quieres que sigamos en contacto