Los negocios para todo el mundo

Los negocios para todo el mundo, no funcionan. El mercado no siempre tiene la razón. No siempre el mejor producto es el que más se vende. Sencillamente el mercado decide. No tiene porqué ser justo.

Crear un producto atractivo y que se venda mucho, no siempre es mejor que hacer algo importante. Algo que mejore la vida de las personas.

El aumento del valor para los accionistas no tienes porqué ser el propósito principal de una empresa.

Las noticias con muchos clics no siempre son noticias importantes o interesantes, de hecho, casi nunca lo son. He aquí un ejemplo.

negocios para todo el mundo

Bajar el precio para poder sobrevivir es un juego de tontos.

Darle a la gente lo que piensas que quiere, no es siempre lo que realmente quiere.

Necesitamos personas, emprendedores, empresarios, trabajadores, lo suficientemente valientes para crear servicios y productos de valor. Importantes, diferentes, incluso a riesgo de que no funcionen. De que el mercado los rechace. Escribimos historias y leemos libros sobre personas que fueron lo suficientemente valientes para liderar, no sobre aquellas que descubrieron cómo complacer a todo el mundo.

Necesitamos personas que quieran hacer un trabajo en el que creen, personas que buscan generar un impacto. Buscar lo standard en todo lo que hacemos para que sea barato y aceptable para todos, es  un error.