ERRORES COMO EMPRENDEDOR

Equivócate, pero equivócate cada vez mejor. Clic para tuitear

Cuando una persona decide emprender en cualquier faceta de su vida, debe ser consciente de que se va a equivocar y mucho. No hablo solo de emprender un negocio/empresa. Me refiero a emprender cualquier proyecto. Desde preparar una maratón a escribir un libro.

Muchas veces parece que todo mi camino ha sido o es un camino de rosas. Que los problemas, decepciones, miedos e inseguridades nunca me ocurren. Os puedo asegurar que no es así. Me he equivocado mucho, me sigo equivocando y estoy seguro que me equivocaré en el futuro. Es algo que he asumido. Es mi proceso de auto-mejora constante.

Por ello, hoy quiero contarte 4 de mis principales errores como emprendedor:

1. Importarme lo que otros piensen de mi

Este es un error que me ha acompañado desde pequeño y que ya tengo bastante superado. No quiere decir que no escuches consejos o comentarios de personas que no opinan como tú. Lo que quiero decir es que aprendas a conocerte, a saber quien eres y lo que vales. Una vez en paz contigo mismo, contento con quien eres y lo que haces, lo que opinen los demás pierde importancia.

Tú eres lo que eres en este momento, y si estás actuando acorde a tus valores y haciendo todo lo posible para proporcionar un valor al mundo, no te debe importar los que opinen otros.

2. Pensar que siempre tienes la razón

Tener un gran ego conduce a una falsa confianza. La confianza viene del proceso de aprendizaje, de la experiencia. Creer que siempre tienes la razón, no escuchar los puntos de vista de tus amigos o compañeros, solo te llevará por el mal camino. Por mucho que hagas o hayas conseguido, escucha siempre todos los puntos de vista. No creas que tienes la razón universal, porque estoy seguro que no es así.

En este punto todavía sigo trabajando 😉

3. Creer que puedes con todo tú solo

Es muy posible que alcances muchas cosas por ti mismo. Es más habrá cosas que no podrás delegar a nadie. Pero no creas que puedes con todo tú solo. Necesitas ayuda, es más, quieres ayuda.
Cuando pides ayuda demuestras respeto por la otra persona, auténtica humildad y sabiduría. Estoy convencido que ese es el camino correcto.

Para mi, la clave está en rodearse de personas que también son expertos en áreas en las que tú no controlas tanto.

No tengas miedo a preguntar, "¿me puedes ayudar?"

4. Buscar lo seguro

Abraza la incertidumbre, ten claro que no se puede predecir el futuro, puedes estar preparado pero asume que los obstáculos son inevitables.

Hay que desear el éxito con todas tus fuerzas, pero aceptar el fracaso y la adversidad. No importa lo mal o bien que pinten las cosas, siempre pueden cambiar. Es parte del juego y es la parte más interesante. La que te hace mejorar.

Si este post te ha inspirado o crees que le puede venir bien a algún amigo tuyo, COMPARTELO. 😉

Suscríbete al blog y recibe mis artículos una vez a la semana 🙂