No esperes más

No esperes más. No sé exactamente qué es lo que estás esperando: un trabajo, un ascenso, el momento ideal, emprender tu idea, apuntarte a un master, dejar tu trabajo, apuntarte a una maratón.. sea lo que sea, deja de esperar y empieza ya.

Si es importante para ti, hazlo, maldita sea.

Si no tienes el conocimiento para hacerlo, adquiérelo.

Si no tienes una cualidad, capacidad o habilidad, apréndela o contrata a alguien que la tenga. Si no puedes permitírtelo, cámbialo por algo que tú sepas hacer.

Esto va de recorrer caminos poco transitados, de ponerte en riesgo, de abrazar cosas que podrían no funcionar. De andar por senderos que quieres recorrer, no existen motivos para no darte esa oportunidad. 

Aspectos a tener en cuenta

Los primeros pasos serán siempre los más duros, estarás incómodo, insegura y te cuestionarás todo, pero una vez te adentres en este viaje, poco a poco será un poco más fácil y con más sentido.

Aprenderás. Descubrirás nuevos bloqueos, falsas creencias, obstáculos que saltar y muchas adversidades, pero todo eso generará oportunidades que te harán mejor.

Claro, todo esto no sucederá si no empiezas con sea cual sea el miedo, reto, habilidad, conocimiento, capacidad o pasión que quieras poner en práctica.

Algo que siempre he tenido más que el fracaso, es el estancamiento. La sensación de quietud que genera el no hacer nada o el estar muy ocupado sin avanzar (que es la forma de no hacer nada, pero no sentirte mal). Como esas personas que se sientan en un sofá, quejándose de las vidas que no viven.

Hace mucho tiempo decidí que nunca sería así. Costara lo que costara, incluso arriesgándome a que no funcionase. Prefiero ser un perdedor que intenta de forma masiva, a un “defínelo como quieras” que no intenta lo que quiere conseguir.

No esperes más. Empieza hoy.