Te han dicho que no puedes tantas veces, que al final has terminado creyéndotelo. Pero, ¿sabes qué? Nosotros sabemos que puedes hacerlo.

Quizás has comprado las tonterías sobre los límites de las personas, sobre si eres o no creativo, sobre si se te dan bien las matemáticas o quizás si eres o no bueno en deportes. Es posible que ellos (y tú mismo, tal vez) quieran creer que debes esperar hasta que sea tu turno. Hasta que venga alguien a darte una oportunidad o elegirte.

Pero créeme, es tu turno. Hoy. Ya. Ahora mismo.

Dará miedo al principio, claro que lo dará. Pero evitar hacer el trabajo importante, dejar pasar la oportunidad de subir de nivel y mantener la cabeza baja, no te va a ayudar.

Si te da miedo, hazlo con miedo.

Ya que el miedo siempre estará ahí sin importar lo que hagas, huir no tiene sentido.

El miedo es una brújula que apunta en la dirección que necesitas ir. Ve en esa dirección, no le des la espalda.