Ser tu mejor versión

A diferencia de lo que puedas creer o te hayan querido contar, en la vida solo existe un enemigo. Alguien que puede llenarte de la motivación suficiente para superar cualquier reto, y a su vez, capaz de hundirte en el mayor de los infiernos. Créeme, te hablo con conocimiento de causa. He logrado vencerle alguna vez y he sido derrotado en muchas ocasiones.

Nuestro peor enemigo, somos nosotros mismos.

No existe nadie más duro, más preparado, ni que nos conozca mejor. Tú eres el único capaz de lograr o sabotear lo que te propongas. Así que ha llegado el momento de olvidar a todos los que creías “competencia” y pensar en trazar la estrategia para ser tu mejor versión.

¿Qué hacer para ser tu mejor versión?

Como hablé en mi libro “ Elígete a ti mismo y haz que funcione ” para provocar cambios duraderos en tu vida y que te lleven al lugar en el que te mereces estar, lo primero de debes hacer es adquirir nuevos hábitos. Si no estás dónde deseas estar, es porque no estás haciendo lo que tienes que hacer ¿me sigues? Si hacemos lo que debemos hacer, aumentaremos exponencialmente nuestras probabilidades de llegar con éxito a nuestro destino. Hablo mucho sobre esto en mi libro, te recomiendo leerlo de nuevo 😉

El principal problema con el que nos encontramos, es que todo el mundo está centrado en QUÉ quiere llegar a ser, cuando lo realmente importante es en QUIEN te tienes que convertir. Nos esforzamos para cruzar la línea de meta, en lugar de centrarnos en la carrera.

Esta obsesión por el final, por la meta, es la que lleva a muchas personas por el mal camino. Trabajan duro, se esfuerzan y sacrifican todo por el premio final; y claro si este tarda un poco más en llegar, abandonan.

El mayor secreto que te puedo contar hoy es:

Si quieres mejorar tu vida de manera drástica es necesario que te adueñes de tu día, como si fuese el último que te queda

Te dejo 3 poderosas acciones que realizo a diario para ser mi mejor versión:

  1. Haz todo lo que dices que vas a hacer

El éxito comienza cuando te levantas cada mañana

Apunta cada mañana la acción más importante del día. Pase lo que pase, termínala antes de acostarte. Con el tiempo, haz como yo, apunta tres acciones: profesional, personal y familiar. En un corto espacio de tiempo te darás cuenta que empiezas a hacer todo lo que decías que ibas a hacer. Es un gran comienzo y sin duda, un poderoso hábito.

  1. Aumenta tu nivel de disciplina

Sé implacable con la disciplina. Vivimos en un mundo híper saturado de distracciones. Emails, llamadas, Facebook, TV, etc, hacen que sea muy difícil poner el foco en algo.

Mi recomendación es: Cuando te sientes a trabajar en algo, deja el móvil en otra sala. Quita las notificaciones y céntrate en terminar lo que has empezado.

Aumentarás drásticamente tu concentración y calidad en todo lo que hagas.

  1. Aumenta el número de horas que piensas al día

Es habitual pensar que conseguirás grandes cosas trabajando, pero el éxito se alcanza pensando. Sino me crees reflexiona sobre cuantas horas has trabajado en tu vida y lo que has logrado. Obviamente el trabajo duro es esencial, pero siempre después de un gran tiempo pensando.

Mi recomendación: Al principio del día, en lugar de hacer algo sin sentido como ver el móvil o la TV, dedícate a pensar.

--

Hasta aquí mi post de hoy. Espero haberte ayudado a ver que te mereces ser tu mejor versión. Estamos diseñados para lograr grandes cosas y para superar retos que ni las mentes más brillantes pensarían jamás. El primer paso es que te lo creas, y el segundo que empieces a ACTUAR.

No olvides dejarme tu email justo aquí para poder seguir en contacto