Tú decides

Hace algunos años estuve viviendo en Inglaterra, por eso de aprender inglés.. bueno el caso es que una de las primeras frases que aprendí fue:

It’s up to you

Se puede traducir cómo: Tú decides.

Y de eso quiero hablarte hoy. Quizás esta sea una de las publicaciones del blog más cortas, pero creo que no me equivoco si te digo que será una de las más importantes.

¡Tú decides! Es algo que digo mucho, sobretodo a personas que siempre están pensando en cómo deberían ser en lugar de centrarse en lo que son y hacen. Personas que preguntan “¿qué pasaría si ..?” y luego no hacen nada. Me envían emails con cuestiones cómo: si trabajando más iría mejor, o si deberían lanzar su proyecto, desarrollar una marca, dejar su trabajo o correr una maratón.

Y la respuesta siempre es la misma:
¡Tú decides!

- ¿No quieres ser positivo? Genial, sé negativo.

- ¿No quieres trabajar más duro? OK, no lo hagas.

- ¿No quieres emprender ese proyecto por miedo? Perfecto, sigue en tu trabajo 20 años más (si no te despiden antes)

- ¿No quieres seguir luchando por tus sueños? Bien, date por vencido.

- ¿Te importa lo que piensen o digan los demás? De acuerdo, no vivas tu vida.

No quiero que pienses que soy un borde o un gilipollas estúpido, solo quiero sacar a la luz una verdad fundamental:

La vida es tuya y debes hacer lo que te dé la gana. Clic para tuitear

Vivir una vida pensando en cómo debería ser, en lugar de aceptar cómo es, puede parecerse a una muerte por fascículos. Es la máxima expresión del conformismo, del piloto automático. El lugar en el que dejas que otros dirijan tu vida en lugar de coger las riendas. El instante en el que pasas de ser el futbolista al aficionado.

ANTES DE SEGUIR. Deja aquí tu email para que estemos en contacto ⬇️






Cuando no tienes nada, no tienes de qué preocuparte. Solo tienes que centrarte en seguir empujando. Aguantar los golpes y usar todo lo que tienes para llegar donde quieres estar. Pero para muchas personas que no toman cientos de decisiones al día, esto no es fácil y mucho menos cómodo. Debes analizar la situación, analizar los pros y los contras, confiar en ti y decidir.

Olvidar el miedo a fallar y tomar decisiones más rápido. Normalmente la gente no toma decisiones porque tienen miedo a perder. Perder es ok. Es aceptable. Forma parte del juego. Yo tomo decisiones porque quiero saber qué ocurrirá. Si no lo haces, adivina qué: NUNCA OCURRIRÁ NADA.

Yo puedo pincharte en el culo, empujarte, retarte, ayudarte, decirte cómo lo hago yo, pero como siempre.. ¡Tú decides!

¿Estás dentro?

DEJA TU EMAIL AQUÍ