Una libreta de ideas, es una mala idea

He leído en mil y un sitios que tener una libreta de ideas es una gran opción (no lo comparto del todo). De hecho yo tengo una, esta amarilla de la foto. Lo cierto es que con el tiempo y la dificultad de llevarme la libreta a todos lados opté por tener una hoja en Evernote, algo mucho más cómodo.

¿Eres una de esas personas? ¿Tienes a menudo un montón de “buenas ideas”?

La acción es lo único que tiene valor

El caso es que no creo que tener un listado de ideas sea bueno, dedicar tu tiempo a apuntar, inventar, imaginar y planificar algo que en un 85% de las veces no vas a hacerlo realidad, además de ser una pérdida de tiempo, puede llegar a ser frustrante.

En lugar de apuntar mil ideas diferentes en tu libreta, te propongo algo:

Elige una y empieza

Así de fácil. Escoge una idea de ese centenar que tienes apuntadas y empieza hoy a hacerla realidad. Si, lo sé, es festivo. ¡Empieza!

Aquí puedes leer como hago yo para saber si una idea es buena o no.

Seguramente no empezarás, te surgirán excusas como: “mañana tengo que trabajar”. Miedos e inseguridades como: “¿y si no va bien?”. O más excusas como: "no tengo el dinero suficiente” o “quizás no es el mejor momento”.

La dura verdad es que realmente te sientes bien apuntando ideas en una lista que rara vez se hará realidad, ideas que te proporcionan el efecto placebo para generar una excusa y te protegen de hacer algo que podría no funcionar.

El problema es que nos han educado para ser elegidos, para vivir en la comodidad de la certidumbre, para no arriesgar, para no atreverte a vivir en el margen y dar un paso más. Por eso es que muchas personas cuentan con libretas llenas de ideas que nunca llevan a la práctica. Eso es trágico.

¿La alternativa? Ya te lo he dicho: Elige una y empieza, por las noches, los festivos, en pequeño, con esfuerzo y sacrificio.

Esto es difícil, por supuesto, porque significa que debes crear algo que podría no funcionar. Tienes que marcar la diferencia, separarte de la mediocridad, invertir y hacer algo que sea brillante.

Es difícil porque no hay alfombra roja, no hay sueldo garantizado a final de mes y no hay un manual.

Pero merece la pena. Sino me crees, pregúntale a cualquiera que lo haya hecho.