Vive tu vida

En este mes ya han sido dos las personas que me han preguntado “¿Si tuvieses un sueldo de XX.XXX€ me recomedarías quedarme como estoy o emprender?”.

Y es por esto que me he decidido a escribir este post.

Para mi la vida no se resume a tener euros en una cuenta corriente, una tarjeta en la que ponga que soy Director de la empresa chupichulavaciloconmiscolegas.com,  tener un coche bonito, traje de chaqueta y una casa con jardín. Para mi no es éxito un trabajo en el que entro a las 9 y salgo a las 22 horas. No me compensa ir en traje de chaqueta en Junio, pudiendo ir en bermudas. No me gusta saber que por muy bien que haga mi trabajo o muy mal voy a cobrar lo mismo a final de mes. No quiero llegar a casa cuando mi niña esté dormida y explicarle cuando tenga 16 años que en teoría todo esto lo hice por ella. Paso de tener 30 días de vacaciones al año y salir a correr a las 21 horas solo si ha ido bien el día. No quiero quedarme con la duda de ¿y si lo hubiese intentado?-

Y es que para mi emprender no es solo una forma de ganarse la vida. Para mi emprender es la forma de crear mi vida.

La vida no va de cuanto ganas, la vida va de cómo vives.

Entonces mi respuesta a esa pregunta siempre es: ¿Estás viviendo tu vida de la manera en que realmente quieres vivirla?  Si tu respuesta es afirmativa, te felicito, porque entonces eres de las pocas personas que son verdaderamente exitosas y que tienen el control completo de su vida. Pero si no es así, déjame decirte que formas parte de un grupo desafortunadamente muy grande de personas que están viviendo la vida que otros les están dictando. Y ¿vale la pena vivir así?.

Lo que ocurre es que nos han engañado. Si, si. Nos han mentido sobre lo que es éxito para que no pensáramos y de tanto repetirlo pues nos lo hemos creido. En lugar de vivir nuestra propia vida, terminamos viviendo la vida que los demás quieren para nosotros, y ¡ni siquiera somos conscientes de ello!. Por miedo a quedarnos solos, a equivocarnos, a ser diferentes, nos convertimos en una mezcla extraña de todo lo que los demás esperan de nosotros, lo cual está muy lejos de ser la vida que realmente deseamos vivir, nuestra propia vida.

Es por ello que nos metemos en hipotecas que nos ahogan, préstamos para coches caros que no necesitamos y ropa de marca para sentirnos los reyes del mambo.

 “No importa que tan lejos hayas llegado por el camino equivocado, en el momento en que te des cuenta, deténte y toma el camino correcto.”

 

NOTA: Emprender no es la panacea. Montar tu negocio es duro, difícil y no es para todo el mundo (digan lo que digan los políticos). No soy de esos que creen que solo merece la pena emprender. Lo único que quería dejar claro es que valoro una vida en la que pueda elegir por mi. 

Vive tu vida