Hoy es el octavo día de mi experimento 21 días vegano. 

El objetivo de este post es contarte las conclusiones y sensaciones que estoy teniendo y a las que me estoy enfrentando en estos días. 

Voy a ponerte en situación:

¿Por qué 21 días vegano?

Como sabes, estoy siempre haciendo miles de cosas: trabajo duro en Deportae y el resto de mis empresas, estoy encima de proyectos en los que invierto como Ohana Poke, realizo consultoría de marketing para empresas y profesionales, conferencias, talleres.. ¡no paro! 

Todo esto sumando a que me encanta comer y además que no cuido nada mi alimentación, me llevó a sentirme regular: menos energía, mayor inflamación, la barriga la notaba siempre pesada, cogí 4 kilos (pesaba 80 kilos al inicio del experimento cuando siempre estoy en torno a los 76 kilos). Como soy un tío de extremos y no me gustan los términos medios, el sábado 7 de abril, me levanté y dije: ¡Se acabó, hoy empiezo el experimento!

21 días vegano

Conclusiones de los primeros 7 días como vegano

  • No me siento nada inflado: una de las cosas que más me están maravillando del experimento, es que durante todo el día me siento muy ligero. No tengo ninguna sensación de inflamación.
  • Estoy comiendo menos. Parece que el apetito me ha disminuido y el cuerpo no me pide tanta comida.
  • Me siento mucho más activo. Tengo más energía que antes.
  • El experimento ha hecho que pruebe muchos alimentos y platos que en otro escenario no hubiese probado.
  • Me ha sorprendido ver como desayunando solo con fruta, puedo aumentar mi rendimiento y concentración durante la mañana.
  • El año pasado realicé el experimento 7 días vegano y me costó una barbaridad. Esta semana en cambio, la he llevado sin sufrimiento alguno y mucha más motivación. Tanta, que me estoy planteando alargar el experimento.
  • He descubierto que nos sobrealimentamos. Comemos mucho más de lo que necesitamos.
  • Me estoy interesando más por temas de nutrición, y estoy descubriendo un mundo apasionante y peligroso a partes iguales

Más o menos mi alimentación está siendo así:

  • Desayuno: fruta
  • Media mañana: fruta
  • Comida: macarrones con soja, wok de verduras..
  • Cena: ensalada, Quinoa, poke vegano, guacamole..

Si algún día me entra hambre, suelo tomar algunos frutos secos naturales.

Lo cierto es que me siento muy bien y feliz de haber empezado este experimento. Pero como todo, tiene una parte negativa:

Este domingo es el bautizo de mi sobrina y cuando todo el mundo esté disfrutando de platos deliciosos en el restaurante, yo estaré fastidiado comiendo un plato vegano. 

Aquí os dejo un vídeo con las conclusiones. ¡Seguimos!