Resultados Experimento: 7 días sin café y bebiendo solo agua

La semana pasada comencé un nuevo experimento, estar 7 días sin café y bebiendo solo agua. Ayer completé los siete días y aquí tienes los resultados y conclusiones:

Día 1

Sensación de aletargamiento, poca concentración al principio de la mañana. Muchas ganas de tomarme un café y cierta sensación de inseguridad.

Bebo bastante agua y con el tiempo va mejorando la sensación.

Puesta en funcionamiento más lenta.

Llevaba mucho tiempo sin tomar siesta y me he dado una de 90 minutos.

Noto que no estoy igual de activo y concentrado que antes.

Dia 2

El día dos ha ido muy bien. 

La noche fue buena y aunque tuve antojo de café sobre todo a la mañana y al medio día, no tuve demasiado problema en aguantar. De energía fui perfecto y sobre todo noté mucha regularidad y no los altibajos de energía que da el café.

Día 3

Increíble pero cierto, no necesito el café.

Tengo la piel mucho mejor y se me han quitado las ojeras. 

No me ha costado nada el día de hoy.

¡Seguimos!

Día 4

El día empezó sin problema, pero luego recibí una mala noticia y me entraron unas ganas enormes de tomarme un café. Como si fuese algo que me iba a ayudar.

Me he dado cuenta que en ocasiones utilizo ciertos hábitos como escudos. Es curioso.

Dia 5

Sigo notando los efectos de la hidratación en la piel y ojeras.

Al no tomar nada de café estoy bebiendo mucha más agua y se nota. 

Dia 6

No he necesitado ni sentido las ganas de tomarme un café. Está absolutamente superado. Es curioso lo capaces que somos de dejar hábitos que tenemos tan arriesgados (si queremos, claro).

Dia 7

Idéntico al día 6. No solo no he tenido ganas de tomar un café, sino que he decidido que voy a seguir sin tomarlo en mi día a día.

CONCLUSIONES 7 días sin café y bebiendo solo agua

Resultados Experimento: 7 días sin café y bebiendo solo agua

Mi conclusión no científica es que soy una persona que no necesita el café. Me gusta y lo tomaré en contadas ocasiones, pero no a diario. Me siento bien como estoy actualmente.

Beber mucha agua, mejora enormemente nuestra vitalidad y bienestar. por lo que seguiré con ello.

Estoy convencido que el problema no era el café, sino el abuso que hacía de él. Me propiciaba demasiada estimulación y cierta ansiedad debido a dicha estimulación.

Es alucinante ver como después de estar tantos años tomando una bebida como el café, todos los días de mi vida sin excepción, puedes dejarlo de la noche a la  mañana sin ningún tipo de problema. Os recomiendo que probéis a experimentar con el café, la Coca Cola o lo que queráis, aunque solo sea por vivir un poco en los márgenes y la incomodidad.

Aquí puedes ver todos mis experimentos, quizás algúno resuene contigo.