A menudo la gente confunde la definición de freelancers: no son pequeños empresarios que aún no han tenido éxito. Para nada.

Los profesionales independientes, expertos, gente como tú y yo, hacen un trabajo diferente, el trabajo de alguien apasionado.

El problema viene, porque muy a menudo,  se ven obligados a ser simplemente mano de obra rápida y barata. Los malos clientes, con baja tolerancia al riesgo y otras prioridades, no suelen conceder el tiempo necesario para que cumplas tu promesa. Lo entiendo, he estado ahí.

Conseguir clientes no debe ser tu objetivo principal, sino conseguir mejores clientes.

Lee esta guía para conseguir tus primeros clientes.

Como yo lo veo, un freelance es un profesional independiente. Un experto. Alguien que sabe perfectamente realizar un trabajo, y , sobre todo, alguien que no quiere seguir las reglas establecidas. 

No tienes que conformarte con ser un engranaje de esta sociedad.

No tienes que conformarte con ser categorizado por los demás, esperar a que alguien te elija y luego ignore fácilmente.

Por supuesto, no tienes que ser la opción más barata.

De hecho, todos los freelancer exitosos han descubierto cómo ganarse la vida y marcar la diferencia, siguiendo un principio simple pero difícil: convertirse en la mejor opción para su mercado.

Conseguir mejores clientes te desafía a hacer un mejor trabajo.

Los mejores clientes te pagan de manera justa.

Los mejores clientes están ansiosos por contarles a los demás lo que has hecho por ellos.

Ese es el camino. El futuro y el presente es de los freelancers.