Aquí tienes algunos atributos para sobresalir que ya tienes y que muchos de nosotros valoramos en compañeros de trabajo, jefes, empleados, amigos y proveedores:

  • Honesto
  • Puntual
  • Curioso
  • Proactivo
  • Flexible
  • Pensativo
  • Generoso
  • Divertido
  • Comprometido
  • Respetuoso
  • Organizado
  • Interesado
  • Creativo
  • Agradable
  • Positivo
  • Culto
  • Interesante
  • Agradecido 

Estas sencillas cosas son las que convierten a alguien normal en una estrella. Incluso son atributos que ahora asignamos a nuestras marcas favoritas, tratándolas como amigos de siempre.

Merece la pena buscar este carisma en las personas con las que elegimos trabajar o pasar nuestro tiempo. Es posible que nazcas con una ventaja en un área u otra, que cuentes con un talento especial, que te críen en una cultura, recibas una educación magistral o cuentes con padres que refuercen algunas de estas cosas, pero lo que me maravilla de toda esta lista es que son actitudes, y las actitudes se pueden enseñar, potenciar y se pueden aprender.

La pregunta, entonces, es ¿te importa lo suficiente como para hacerlo?  No es justo decir "no soy respetuoso" o "no soy creativo".  Es honesto y claro decir: "Elijo no ser honesto" o "No quiero hacer el esfuerzo para ser organizado".