Las habilidades clave y el desarrollo de capacidades, son junto al marketing mis temas favoritos. Es lo que leo y estudio desde hace ya más de 11 años.

¿Conoces personas con dos carreras universitarias que no logran encontrar trabajo? ¿Te has preguntado por qué hay personas que hacen que las cosas funcionen y otras no? ¿Por qué hay personas que siempre son seleccionadas y otras que por más que lo intentan nunca lo logran? ¿Te han prometido alguna vez que si seguías las normas, todo te iba a ir bien?

Después de mucho trabajar con profesionales y personas de todos los sectores, he llegado a la conclusión de que en muchos casos lo que marca la diferencia no es cuánto sabes, sino tu capacidad para realizar un trabajo increíble. En cambio, todos los cursos, formaciones y MBA, se siguen centrando en las tácticas y conocimientos. Cuando realmente lo que marca la diferencia entre un profesional y otro, son sus capacidades.

No es saber más, sino ser mejor. No es trabajar más, es hacerlo mucho mejor.

Mis habilidades clave favoritas

  1. Iniciativa
  2. Disciplina
  3. Auto aprendizaje
  4. Resiliencia
  5. Gestion del cambio
  6. Solución de problemas
  7. Manejo de la frustración
  8. Expectativas
  9. Fijación de objetivos y estrategias
  10. Trabajo en equipo
  11. Productividad
  12. Hablar en público
  13. Autenticidad
  14. Creatividad
  15. Liderazgo personal

Son tan importantes para mí todas estas habilidades clave, que diseñé un programa disruptivo en el que vimos todas ellas: el Programa PUSH. ¡Fue una pasada!

Aquí puedes ver cómo fue

Así fue Programa PUSH

Lo interesante sobre estas habilidades

Es aprenderlas y gestionarlas a tu manera. Diseñar el método, los indicadores que vas a usar para comprobar si ya cuentas con ellas o no. Es transformarte, multiplicar y convertirte en más. Es generar un hábito que te mejore de tal manera que ya no vuelvas a ser la misma/o.

Vuelve a leer todas las habilidades. Pregunta a colegas, familiares, gente que te conozca bien, cuáles de ellas se te dan mejor y cuales no. Comprueba si corresponde con lo que tú crees. Identifica qué habilidades clave te harán sobresalir en tu trabajo, deporte, escuela, matrimonio, negocio y obsesiónate con dominarla.

Ese es el camino. No es saber más, sino ser mejor. No es trabajar más, es hacerlo mucho mejor.