19 reflexiones sobre la vida y los negocios que quizás puedan interesarte, inspirarte o darte igual:

  1. Los negocios son solo el vehículo para transformar las ideas de tu cabeza en algo real, tangible y que mejora la vida de los demás.
  2. Las excusas son mentiras fáciles que nos decimos a nosotros mismos para encubrir nuestros fracasos y miedos.
  3. Olvida el propósito. Está bien ser feliz sin tener uno. La búsqueda de un solo propósito ha arruinado muchas vidas.
  4. Si tienes muchas ideas y te preguntas cómo escoger la correcta, mi consejo es que ejecutes tantas como sea posible. La idea correcta te elegirá a ti y no al revés.
  5. Las únicas cosas que realmente importan en este mundo son las relaciones que tienes con las personas que quieres y las cosas significativas que haces.
  6. La única cosa verdaderamente segura que puedes hacer es intentar una y otra vez. Lanzar, ser rechazado, repetir, esforzarte y empujar fuerte.
  7. El fracaso tiene valor cero y la opinión de los demás también.
  8. Si realmente quieres aprender, no hables, solo escucha.
  9. La suerte la crean los que intentan.
  10. No importa quién seas, no importa lo que hagas, no importa lo que digas: al 33% le encantará, el 33% lo odiará y al 33% no le importará.
  11. Nadie se despierta por la mañana motivado y dice: ¡Qué ganas de llegar a la oficina para apagar fuegos!
  12. Solo júntate con las personas que disfrutas, solo lee los libros que disfrutas, los que te hacen feliz y mejor ser humano.
  13. El perfeccionismo es el enemigo. El perfeccionismo es tu cerebro que trata de protegerte de cualquier daño, de tener una idea que sea vergonzosa, estúpida y que pueda hacer que sufras.
  14. Quédate con las personas que te quieren y no gastes ni un solo segundo en el resto.
  15. La mejor manera que he encontrado para llenar mi agujero, es no buscar motivaciones externas para llenar el vacío, sino encender mi propio fuego interno.
  16. Vivimos en un momento donde las ideas son más importantes que las personas.
  17. Cuando te metes en el barro con un cerdo, te ensucias y el cerdo es feliz.
  18. Cuando abandonas la búsqueda de objetivos, inevitablemente terminas atrapado en un pantano, en el lodo, hundiéndote cada vez más en el barro, cuanto más luchas por salir.
  19. No necesitas impresionar a nadie. No hay nadie que te esté juzgando. Y no habrá nadie que pueda detenerte.