Cosas que no quiero olvidar aunque me haga mayor

“No cumplo años, cumplo retos” Clic para tuitear

Es alucinante ¡cómo pasa el tiempo!. Miro atrás y todavía me veo con Lore empezando un pequeño sueño personal y empresarial en una cafetería con solo 23 años. A día de hoy hemos alcanzado todos los sueños que nos planteamos ese día y seguimos luchando por más.

Porque muchas veces da la sensación de que uno nace así, con todo hecho. Nada más lejos de la realidad. Hacer que las cosas funcionen requiere de mucho esfuerzo diario y de no conformarse nunca. Tener siempre nuevos proyectos por alcanzar y disfrutar en el camino.

Este año hemos alcanzado con Deportae muchísimos objetivos: nuevos mercados, nueva empresa, crecimiento, inversión, mejora de equipos..

En lo personal: hemos viajado, los niños crecen a una velocidad brutal, estoy dejando de morderme las uñas, publiqué mi último libro en junio, entre otras cosas.

Y pese a que los días pasan e inevitablemente me voy haciendo mayor, me gustaría recordar siempre algunas lecciones que me han ayudado a estar aquí y así hoy.

  1. La sensación de no saber que voy a hacer

Recuerdo con horror los primero años de mi vida, cuando la gente nunca dejaba de preguntarme quién era y qué quería ser. (lo cuento en el libro 😉 ). ¡No tenía ni idea! Muchas veces pensaba que iba sin dirección y me sentía perdido. Sin embargo a día de hoy quiero mantener esa sensación. La de no saber que será de mi en diez años. Eso me permite ser creativo y no cerrar mi vida a solo un destino. Por muy satisfactorio que éste pueda parecer.

  1. Soñar en alto

"Todos nuestros sueños pueden hacerse realidad, si tenemos el coraje de perseguirlos." - Walt Disney

Los sueños son los que me motivan. Ellos consiguen mantenerme activo. El dinero, la calidad de vida, no tienen ni un cuarto de su poder. Es más, si trabajase por una remuneración económica, seguro que no haría ni la mitad de lo que hago. Adoro soñar, plantearme metas e ir cumpliéndolas. Es la forma de vida que he elegido y así quiero que siga siendo.

Suscríbete al blog para no perderte nada (solo 1 email a la semana)






  1. Hacer cosas nuevas

Quiero rock and roll toda la noche y fiesta todos los días. Clic para tuitear

Conforme nos hacemos mayores parece que tener nuevas experiencias es más complejo. Tendemos a acomodarnos. ¡Me niego!. Me encanta hacer cosas nuevas, probar cosas diferentes. Hacer lo que es posible que no funcione. Quiero acción en mi vida y la sensación de ser novato.

  1. No perder la inocencia

A menudo me descubro diciendo frases al más puro estilo “ya lo sé todo”. Después de años de fracasos y éxitos, me he dado cuenta que no hay nada más aburrido que dejar de ser un niño. Creer que lo sabes todo, aparte de arrogante, es un coñazo.

La experiencia hace que nos enfrentemos a la vida de manera diferente. Y yo prefiero enfrentarme desde el prisma de la inocencia. La de no suponer, ni prejuzgar. La de aportar soluciones en lugar de quejas. La de divertirse y probar. La de volver a ser niños.

 

A día de hoy puedo decir que estoy muy orgulloso de la persona que está escribiéndote ahora mismo, del camino recorrido y de todo lo que queda por venir.

¡Seguimos!

Suscríbete al blog para no perderte nada (solo 1 email a la semana)