¿Cuánto dolor estás dispuesto a soportar?

Recuerdo cómo si fuese ayer, cuando tenía 16 años y le pregunté a una pareja de personas mayores cogidos de la mano: ¿cuál es el secreto para que una relación dure? Me miraron extrañados, se rieron y me contestaron: el secreto es aguantar mucho.

De eso vamos a hablar hoy: ¿Cuánto dolor estás dispuesto a soportar?

 

Los libros de autoayuda tienen un gran problema, todo lo enfocan desde el punto de vista bonito e ideal: La ley de atracción, querer es poder, mente positiva y clichés del estilo. Todo el mundo quiere sentirse genial, tener menos preocupaciones, enamorarse, convertirse en empresarios de éxito, personas reconocidas, tener cuerpos perfectos, maravillosos y un hada madrina que convierta calabazas en carrozas.

Todo el mundo quiere eso. Es normal y sencillo quererlo, pero permíteme que te diga que da igual lo que quieras, lo importante es:

  • ¿Qué precio estás dispuesto a pagar por conseguirlo?
  • ¿Estás dispuesto a remangarte y ensuciarte lo suficiente?
  • ¿Vas a luchar?
  • ¿Cuánto vas a aguantar?
  • ¿Cuántas hostias estás dispuesto a recibir?

 

Esa es la verdadera clave de la vida. Ahí es donde fallan los libros de desarrollo personal. Se olvidan de decirnos que está genial marcarte objetivos, pero que esto realmente va sobre tu capacidad de encajar los golpes.

Querer un trabajo maravilloso e independencia económica lo quiere la mayoría de las personas que pasean por ahí fuera, pero ¿cuántos están dispuestos a sacrificarse 60 horas semanales, sin horario y con la posibilidad de que encima pierdas dinero?

Si quieres abrir tu propio negocio y llegar a convertirte en un empresario de éxito, debes empezar a abrazar el riesgo, la incertidumbre, los errores y los fracasos. Trabajar horas y horas sin saber si saldrá bien o no.

La gente quiere conseguir sus objetivos sin correr riesgos y aguantando lo justo y así, NO Clic para tuitear

Resulta que la felicidad y alcanzar tus objetivos requiere de lucha, arrojo y agallas. El dolor es el peaje. Quizás puedas evitarlo un tiempo, pero si me aceptas una recomendación: hazte amigo/a del dolor, porque solo superándolo vas a conseguir lo que los demás no tienen.

🔥 ANTES DE SEGUIR. Mi objetivo con el blog es proporcionarte todo el contenido y valor posible para que seas independiente, excelente, seguro y capaz de conseguir lo que te propongas. Para lograrlo, cada lunes envío un email con mi mejor contenido. Deja aquí tu email si quieres recibirlo.






Te dejo una historia que ilustra muy bien lo que trato de contarte:

Cuenta una historia que había un joven que quería tener éxito y ganar mucho dinero, así que fue a un gurú y le dijo:

-Quiero llegar al mismo nivel que tú-.

El gurú le contestó:

- Si quieres estar al mismo nivel que yo, te espero mañana en la playa a las 04.00 am-.

El joven llegó a la playa a la hora señalada, con su ropa deportiva y listo para empezar. El gurú le cogió de la mano y le preguntó:

-¿Cuánto deseas tener éxito?-

A lo que el joven respondió:

-Más que nada en el mundo-.

El gurú lo llevo al agua y una vez dentro, nadaron hasta lo más profundo. El joven dijo:

-¡Esto es una locura! Yo lo que quiero es dinero, no aprender a nadar. ¡Lo que quiero es dinero y éxito!-

A lo que el gurú respondió:

-Nada más adentro, más profundo-.

El joven le dijo:

- ¡Sabes cómo ganar dinero y tienes dinero, pero estás loco!

- Nada más profundo. Pensaba que querías tener éxito - le respondió el gurú.

Cuando el joven nadó hacia él, le cogió por la nuca y lo hundió en el agua. Lo mantuvo ahí abajo hasta que el joven estuvo apunto de ahogarse. Entonces, le dejó sacar la cabeza y le dijo:

-Tengo una pregunta para ti, ¿en qué estabas pensando cuando tenías la cabeza en el agua?-

-Sólo pensaba en respirar- balbuceó el joven.

El gurú le contestó:

-Cuando quieras tener éxito con la misma fuerza que querías respirar hace un momento, entonces lo tendrás. Cuando estabas en el agua lo único que querías era respirar. No te importaba nada más, ni un partido de baloncesto, ni un programa de televisión, ni salir con tus amigos. Lo único que te interesaba en ese momento era respirar, nada más. Y cuando en tu vida, lo único que tengas en mente sea tener éxito como de la forma que hace un momento querías respirar, entonces tendrás éxito.

Conclusión

Espero que no te estés desanimando, solo quiero concienciarte de que todo objetivo, implica costes y debes estar dispuesto/a a pagar el precio.

Mi pregunta es la siguiente: ¿Cuánto dolor estás dispuesto a soportar?

Esta es la verdadera pregunta, la que puede cambiar tu vida. La que logra que tú seas diferente, único y capaz de lograr lo que te propongas. La pregunta que nos define, nos diferencia y a la vez, nos une.

Si quieres recibir artículos como este en tu email (solo 1 a la semana). Déjamelo justo aquí abajo.