Molesta

Molesta. De verdad. Haz cosas diferentes, en lugar de intentar gustar a todo el mundo. Complacer a los demás es ridículo, básicamente porque la gente que necesita que les complazcas en todo, no merece la pena.

Te criticarán (a la espalda habitualmente), tratarán de herirte en alguna ocasión, es posible que echen por tierra tu trabajo o incluso que cuenten mentiras. Es ok. Significa que estás molestando, que estás pinchando tan fuerte en el culo que la gente se está dando la vuelta para prestarte toda su atención. Enhorabuena, estás a mitad de camino.

Recuerdo cuando era pequeño, que no paraba. Me gustaban muchas cosas: los cómics de Spiderman, Dragon ball, el baloncesto, el punk rock, el surf, el cine.. Me consideraba muy diferente al resto de niños que me rodeaban, al igual que lo siento ahora mismo, pero de repente un día, cuando fui haciéndome mayor, decidí encajar en la sociedad. Gustar a todo el mundo, hacer lo que todos hacen, usar la ropa de moda y cerrar bastante la boca para no desencajar.

En el momento exacto que estás intentando complacer a alguien, estás dejando de ser tu mismo.

¿Realmente merece la pena hacer caso a esa crítica de tu novia/o, amiga/o profesor/a o jefe/a? 

Decidir encajar es la forma más sencilla de ser ignorado.

Molesta. Sé raro.

Busca maneras de ir a sitios donde nadie ha llegado. Utiliza una honestidad radical. Di que no más veces. Valórate y ponte en primer lugar. No trates de encajar, no funciona.

Compite contigo mismo, no con los demás. Si te consideras diferente al resto, no te puedes permitir el lujo de jugar bajo sus reglas. Crea tu camino.

Necesitamos a personas como tú, personas raras, interesantes, implacables, porque son las capaces de inspirar a los demás, de liderar y cambiar las reglas de juego. El resto solo tratan de encajar (y eso lo hace cualquiera)