La palabra obsesión suele tener connotaciones negativas. En cambio, en mi opinión, la obsesión bien entendida, tiene mucho más de bueno que de malo.

Si quieres conseguir algo vas a necesitar obsesionarte con ello. Levantarte cada mañana pensando en eso. Acostarte cada noche enfocado. Leer, investigar, hablar y qué gran parte de tu pequeño universo este siempre en contacto con la meta que quieres alcanzar.

Obsesiónate y haz lo que tengas que hacer. No duermas, es ok. No levantes la cabeza del ordenador, rompe muros, atraviesa puertas. Reúnete, llama, visita, trágate muchos “yo nunca”, haz mucho más y llega mucho más lejos de lo que nunca pensaste que harías.

Vas a tener que hacerlo si pretendes llegar donde quieres llegar. No valen medias tintas ni grises. Es un SI o un NO. Tú eliges.

Si sales a la calle y pregunta a la gente, no estarán de acuerdo en que la obsesión es algo positivo. En parte tienen razón.
No sirve para formar grandes equipos, no sirve para muchas cosas. Pero en mi opinión y siempre que no dejes muchos cadáveres a tu paso, sirve para algo vital: conseguir lo que te propones.

Cada empresario, profesional, Rockstar o escritor que ha dado un paso al frente y hecho un trabajo digno de ser recordado lo ha conseguido con altas dosis de obsesión.

¿Quieres inventar algo que cambie o mejore el mundo? Tendrás que obsesionarte con ello y apartar todo lo demás a un lado.
¿Quieres conseguir todo eso que tienes apuntado en tu libreta amarilla y no estás realizando? Necesitas obsesionarte. ¿Quieres ser el próximo Bob Dylan, Charles Bukowski, Gary Vaynerchuck, Seth Godin, Elon Musk? Deberás obsesionarte con ello hasta casi perder la cabeza.

Estoy convencido que cualquiera puede alcanzar la habilidad de obsesionarse con cambiar las cosas que le importan. Con sobresalir del resto. Con dar un paso al frente y gritar al mundo que ya está bien de tanta mediocridad.

Todo el post de hoy es para gritarte:

¡OBSESIÓNATE!

Digan, lo que digan los demás.


Mi objetivo con el blog es proporcionarte todo el contenido y valor posible para que seas independiente, excelente, seguro y capaz de conseguir lo que te propongas. Para lograrlo, cada lunes envío un email con mi mejor contenido. Deja aquí tu email si quieres recibirlo.