3 pasos para tener el control de tu vida

Tener el control de tu vida, es algo que me obsesiona. Desde que somos niños, vivimos con la sensación de que un ser superior – papá, mamá, tío, tía, abuelo… - sabe perfectamente lo que nos conviene mucho mejor que nosotros mismos. A veces, mientras nos hacemos personas de provecho, estos planes se alinean entre sí, pero en otras ocasiones no lo hacen.

A medida que crecemos, empiezan a surgir nuestras propias ambiciones, va despertando nuestro nuevo YO. Alguien diferente a lo que nos habían dicho que éramos o debíamos ser. Un ser con sus propias normas, metas, sueños y planes para cambiar el mundo.

Estoy convencido que casi todo el mundo ha sentido esa sensación alguna vez, pero pocos, la han dejado desarrollarse. ¿Por qué? Fácil.

Cuando nos exponemos a perder el control, a no seguir las reglas, a desafiar al status quo, nos comportamos de manera desordenada y eso afecta directamente a nuestra sensación de felicidad. Nos genera inseguridad y decidimos volver al camino conocido. Por suerte, estos problemas tienen solución, y hoy en el blog te voy a contar mis 3 pasos para tener el control de tu vida.

¿Te parece interesante? ¡Seguimos!

 

Tener el control de tu vida

1. Empieza a confiar en ti mismo

Cada uno de nosotros, tenemos una visión propia de nosotros mismos. Mientras que el resto de la gente tiene otra bien diferente. La correcta está entre la de los demás y la tuya. En otras palabras, no te tomes demasiado en serio las críticas. Las personas que suelen hablar de ti a la espalda, no les importas nada. Empieza a aceptarte a ti mismo, confiar en ti y en lo que haces. Céntrate solo en mejorar los errores que realmente quieres eliminar.

Abandona la idea de convertirte en alguien que todo el mundo admira, y permítete el privilegio de sentirte orgulloso de ti mismo. Si intentas impresionar a todos, vas a terminar renunciando a ti mismo.

2. Añade más organización a tu vida

Cuando sientas que te falta control sobre tu vida, empieza a organizar todo lo que puedas. A mi, esto me sucede mucho. Hago tantas cosas, quiero hacer tantas otras, tengo mil listas, y esto a veces me genera una sensación de falta de control total. Así que cuando empiezo a sentirme de esta forma, lo primero que hago es parar. Organizo mi día, mi semana y mi mes. Me planteo micro objetivos para cumplir los siguientes días, y ¡magia! todo vuelve a su cauce habitual.

Cuando tenemos las cosas organizadas, en el momento en el que sabemos qué es lo que hay que hacer y no nos perdemos en un mar de tareas pendientes, todo vuelve a la normalidad. Nuestro cerebro entiende que tenemos todo bajo control y no nos genera esa sensación de agobio innecesario.

tener el control de tu vida

tener el control de tu vida

3. Aprende a depender solo de ti

Está bien pedir ayuda, y obviamente no tienes que hacer todo por tu cuenta, pero si quieres tener el control de tu vida y no sientes que eres capaz de resolver tus propios problemas sin depender de los demás, entonces te sentirás frustrado/a.

La razón por la que la auto-mejora es importante, es que cuando eres autosuficiente, te sientes más libre y menos presionado. Por otra parte, cuantas más habilidades tengas a tu disposición, te sentirás más libre, confiado, mejor, e incluso podrás incluso ayudar a los demás. A fin de cuentas, ese es el objetivo de este blog y de la vida, ¿no?

Te dejo un video de Tony Robbins sobre cómo tener el control de tu vida

--

Bueno, hasta aquí el post de hoy.

Sería genial que me dejaras en los comentarios alguna clave que te suela funcionar para tener el control de tu vida. De esa forma ayudarás a todos los lectores del blog, completamos este post, y me echas una mano para cambiar el mundo 😉

Espero que estés cargando las pilas para entrar a tope en Septiembre.

¡Vamos a Iniciar una Revolución!

Déjame tu email si quieres que sigamos en contacto