Cómo diferenciarse de la competencia

Al final, eres diferente o eres barato. - Guy Kawasaki
En mi humilde opinión solo existen cuatro estrategias generales para diferenciarse de la competencia:
  • Eres el más barato.
  • Eres el primero.
  • Eres el mejor.
  • Eres único.
Si lees cualquier post sobre diferenciación, te hablarán de ellas. Pero claro, eso nos sirve a nivel estrategia macro, pero para acciones a nivel micro, se nos quedan demasiado generales.

Hoy quiero contarte 9 acciones que pueden ayudarte a diferenciarte de la competencia:

1. Segmenta a tus clientes.

Encuentra el grupo que sea más rentable. Encuentra el grupo que más influya en tus otros clientes. Ignora el resto. Presta total atención a los clientes que elegirías si pudieses elegir a tus clientes.

2. Elige un nicho desatendido y domínalo.

¿Por qué no lanzas un producto increíble para ese pequeño grupo de personas?

3. Crea dos equipos dentro de tu empresa: los inventores y los vendedores.

El trabajo de los primeros es crear productos nuevos. Desarrollarlos y adaptarlos al mercado. El trabajo de los segundos es lanzarlos al mercado y pasar los insights de los clientes a los inventores para que modifiquen los productos.

4. Identifica al 20% de tu base de datos de email marketing que AMA lo que haces.

Después trátalos de manera especial.

5. Innovar y ofrecer un producto INCREÍBLE,

no siempre es adquirir la máquina más nueva de la industria. Puede ser la forma en que respondes el teléfono, lanzas una nueva marca, contestas los emails, pones al cliente en el centro o adaptas tu modelo de negocio.

6. Explora los límites.

¿Qué pasa si eres el más barato, el más rápido, el más lento, el más caliente, el más frío, el más fácil, el más eficiente, el más ruidoso, el más odiado, el imitador, el extraño, el más difícil, el más antiguo, el más nuevo o ¡lo máximo! Si hay un límite, debes probarlo.

7. Piensa en exclusivo.

No trabajas para todo el mundo. No trates de gustar a todos, piensa, no vale la pena. No lo hagas más.

8. Encuentra cosas que "simplemente no se hacen" en tu industria, y luego hazlas.

Imagina sacar un libro que solo dure a la venta 3 meses. Pasado ese tiempo subirá al doble el prefio.

9. Pregúntate: "¿Por qué no?"

Casi todo lo que no haces no tiene una buena razón. Casi todo lo que no se hace es el resultado del miedo, la inercia o la falta de personas con talento que preguntan: "¿Por qué no?"