Diferente funciona

Suena lógico que el diseño de la caja de cereales no cambiará el sabor del desayuno.

Suena lógico, excepto porque no es así.

Ocurre porque las personas no podemos juzgar los cereales hasta que nos los comemos, pero siempre podemos juzgar el diseño de la caja.  Si finalmente elegimos el producto de otra empresa, nunca tendrás una oportunidad.

¡Ese es el marketing que importa! Eso debe lograr tu estrategia de diferenciación: que te den una oportunidad. Si te interesa lee esto.

No solo eso, sino que además existe el efecto placebo, que suele crear una profecía autocumplida. Nos gusta lo que nos gustó o mejor: lo que nos conquistó.  El cliente, nosotros, preferiremos siempre estar en lo correcto en lugar de estar equivocados. Así funciona el cerebro.

Por eso es tan importante la empatía y comprender la visión del mundo. Los prejuicios de las personas a la que intentas influir, con la que te conectas a diario.  Sus gustos, miedos y necesidades.

No siempre es justo, correcto o eficiente que tengamos que preocuparnos por cómo se juzgará nuestros diseño, trabajo o a nosotros.  Sin embargo, hasta que encontremos una mejor manera de comunicar lo que hemos hecho, prepárate para ser juzgado antes de que te prueben.

La única forma en que puedes ser mejor es que te den una oportunidad y eso ocurre, cuando eres diferente.