El problema de la invisibilidad

Es muy posible que lleves tiempo escribiendo en tu blog, quizás publicando a diario en las redes sociales, yendo a networking, enviando currículum o llamando a potenciales clientes (en función de cual sea tu objetivo) sin ningún tipo de retorno. Si es así, tienes el problema de la invisibilidad.

Vivimos en un mundo saturado de ruido, de contenido, fotografías, videos, podcast y currículum. Sobresalir, destacar, diferenciarse y llamar la atención, ya no es tan sencillo.

A menudo, las marcas, empresas, personas, piensan que todo depende del número de acciones que realizas: llamar a más clientes, enviar más curriculums, ir a más eventos, escribir todos los días en las redes sociales.. Aunque obviamente es cierto que hacer más, aumente la probabilidad estadística de que algo funcione, no siempre tiene sentido hacerlo.

Son muchas las empresas que se centran exclusivamente en hacer, en hacer más, pero la clave siempre ha estado en mejor. La palabra que debemos buscar en toda acción no es nuevo, más o popular, sino FUNCIONA.

Si quieres evitar el problema de la invisibilidad, hay que hacer con estrategia y propósito.

El problema de la invisibilidad

Aquí tienes algunos motivos por los que es posible que tu mensaje no impacte:

(Si vas a leer uno solo, lee el punto 7)

1. Tu contenido es el mismo que el de todos los demás en tu nicho.

¿por qué alguien debería seguirte si ya está siguiendo a otras personas que dicen lo mismo?

2. Tu mensaje no es real

Publicar frases motivadoras ya no funciona. Necesitas tener una voz única.

3. No colaboras

Si solo haces cosas para ti, si no colaboras con los demás y no ayudas. La gente te ignorará.

4. No entiendes a lo que quiere tu comunidad

Publicar noticias del sector lo hace cualquiera. Si quieres impactar en tu comunidad, tienes que saber cuales son sus puntos de dolor y ayudarles a solucionarlos.

5. No eres consistente.

Claro, hacer solo no funciona, pero hay que hacer y mucho. Sobre todo de forma constante y consistente en el tiempo.

6. Lo que funcionaba ayer, ya no funciona.

La mayoría de las marcas siguen desarrollando estrategias on y offline en función de lo que funcionaba en 2014.

7. No aportas valor

Esta es la clave de verdad. Cada pieza de contenido tiene que se útil y de valor para tus objetivos. Publicar no es suficiente. Si quieres que la gente vuelva una y otra vez deben verte como una fuente educacional, algo que les ayuda a ser mejores.

--

Si quieres conseguir resultados diferentes, tienes que dejar de hacer lo que hacen todos. Iniciativa, valor y autenticidad, ese es el camino.