¿Te has ganado la confianza?

La pregunta mas importante que debes hacerte a la hora de lanzar un proyecto, emprender un negocio, vender cualquier producto o encontrar trabajo, NO es:

  • ¿Es el precio de mi césped artificial lo suficientemente bajo?
  • ¿Tengo el suficiente número de colores para mi tienda de sujetadores?
  • ¿Ofrezco las suficientes características y atributos?
  • ¿Estoy en los canales online correctos
  • ¿Es el web de mi restaurante lo suficientemente nueva?
  • ¿Es la promesa de la marca lo suficientemente potente?

No, la pregunta más importante que debes hacerte para obtener resultados con una persona que nunca ha entrado en tu tienda, blog, empresa, ecommerce o sencillamente que no te ha probado nunca, es:

"¿Confían en mí lo suficiente como para creer lo que les estoy diciendo?"

Esa es la principal pregunta, porque sin eso, el resto de preguntas anteriores no valen para nada.

Cuando alguien me contrata para una consultoría, está confiando en mi. En que voy a cumplir mi promesa. El precio, tiempo, características, etc. Pasan a un segundo plano. Lo principal es la confianza.

Cuando Verdecora, Leroy Merlin o El Corte Inglés contratan a Deportae sus actividades de animación, están confiando en que realizaremos un gran trabajo.

Si quieres vender, conseguir trabajo o un ascenso, debes preocuparte de generar toda la confianza posible.

Por eso es importantísimo en marketing contar siempre con dos tipos de relación con el cliente:

  1. El cliente que nunca te ha comprado (qué necesita unas cosas)
  2. El cliente que ya te ha comprado (que necesita otras)

La pregunta que se hacen tus clientes antes de comprar, siempre es:

¿Podemos confiar en ti? 

Lo importante de esto, es que a pesar de lo que piensan los directores de producto, financieros e ingenieros varios, casi nadie decide la respuesta a esa pregunta basándose en la letra pequeña, en el precio o en los atributos. Básicamente porque la diferencia con la competencia es mínima.

Si acabas de llegar al mercado, es muy probable que tus posibles clientes no confíen en ti tanto como te gustaría.

Si estás creciendo a otras ciudades, es lógico que no vendas lo mismo y que las métricas no se repliquen. En ambos casos la estrategia ganadora es: aumentar las acciones de generación de confianza.

Genera confianza, crea confianza, mantén la confianza. Entonces puedes preocuparte por el resto del marketing.