La nueva forma de hacer las cosas

Albert Einstein dijo:

“Locura es hacer las cosas una y otra vez de la misma forma y esperar tener resultados diferentes”

No le faltaba razón. Nos pasamos gran parte de nuestro tiempo repitiendo los mismos patrones, siguiendo unas reglas que en su tiempo pudieron funcionar, pero está claro que ya no. Continuamos por los caminos que nos conducen a los destinos de siempre, andando en círculos y creyendo que estamos avanzando.

Es posible que estés andando en círculos y creas que estás avanzando Clic para tuitear

¿Y todo esto por qué?

Podríamos hablar de la educación de borregos que hemos tenido o de que la mayoría de “GURÚS” a los que leemos que dejaron de invertir su dinero en nuevos proyectos para centrarse en decirnos cómo llevar los nuestros. Eso si, con las reglas que funcionaban entonces, no ahora, claro está. Podríamos hablar de todo eso, pero hoy me voy a centrar en que vivimos obsesionados con acertar y hay que encontrar una nueva forma de hacer las cosas.

Acertar no es sencillo. Mucho menos acertar a la primera. Es como querer que nos toque la lotería de los negocios. Cualquier persona / empresario sabe que los aciertos llegan después de muchos fracasos, de corregir diariamente, de mejorar día tras día, de esforzarse en ser y hacerlo mejor. Así se consiguen las cosas.

EQUIVÓCATE PERO CADA VEZ EQUIVÓCATE MEJOR. Clic para tuitear

Cuando escribí el método "haz que funcione" de mi primer libro: “Elígete a tí mismo y haz que funcione” tuve muy claro que los pasos a seguir debían incluir el error como centro del sistema. Y es que no existe mejor forma de obtener resultados positivos en cualquier disciplina que adquirir la capacidad de asumir e ir corrigiendo errores.

Si quieres que estemos en contacto (solo 1 email a la semana). Déjamelo justo aquí abajo.






La nueva forma de hacer las cosas

Equivocarse no es bueno y mucho menos es agradable, pero es necesario. Tómalo como el peaje que debes pagar para llegar a tu destino. Solo equivocándote puedes llegar a lograr tus metas, es por ello que uno de los pasos principales en el método que he creado y que sigo para conseguir mis objetivos, consiste en identificar y corregir adecuadamente los errores para obtener resultados inevitables. (Me encanta la palabra inevitable 🙂 ) Lo más normal es que no hayas acertado a la primera con las hipótesis que manejabas: ni en productos, ni en servicios, ni en ideas exactas de lo que necesita el mercado y eso es oro puro. El error te va a dar un conocimiento de lo que tienes que evitar, de lo que no es correcto. Si descartas lo que no puedes hacer, al final solo queda lo que puedes desarrollar con los recursos/conocimientos que tienes.

Bajo mi punto de vista, el conocimiento clave es aquel que permite desarrollar un proyecto que cubre o satisface una necesidad real. Si cubre una necesidad real, es que alguien está dispuesto a pagar por ello el precio al que puedes venderlo.

Así que hazte y haznos un favor. Deja de hablar, deja de quejarte, deja de poner excusas que ni tú mismo te crees y lanza tu idea al mercado. Ahí es donde se obtienen los resultados.

NOTA: Hablo de errores subsanables. No hipoteques la casa de tus padres y me cuentes que es un error. En mi método explico claramente cuál es el umbral de riesgo que debemos tomar.

Lee este post sobre la diferencia entre asumir un riesgo y ponerte en riesgo

Si quieres que estemos en contacto (solo 1 email a la semana). Déjamelo justo aquí abajo.