Experimento de Productividad: Decir No más veces

Esta semana ha sido muy interesante, creo que decir No más veces, me ha hecho un poco adicto. No recuerdo una semana en la que lo haya utilizado en tantas ocasiones, aunque supongo también que al estar fijándote, la sensación de utilizarlo aumenta.

Para mi próximo libro, estoy realizando un estudio sobre la productividad. Qué claves son realmente efectivas y cuáles son solo un mito. Aquí puedes ver todos los experimentos de productividad que he realizado hasta ahora.

Lo cierto es que es muy difícil decir "no". No estamos acostumbrados.

¿Por qué?

Fácil. Nos hace sentir egoístas, culpables e incluso avergonzados en ocasiones. No queremos molestar. Además es más fácil decir "sí" que enfrentarnos a una posible mala cara. Pero, ¿sabes lo que te está costando el vivir si decir no más veces?

En el momento en el que aceptas hacer algo que no quieres, digamos que intercambias un “si” por un “no” estas renunciando a un pedacito de ti. Colocas los deseos de los demás por delante de tus prioridades y aunque pueda parecer un gesto altruista, lo que realmente estás haciendo es perder control sobre tu vida.

Experimento de Productividad: Decir No más veces.

He apuntado algunos de los “NO” que he dado en todos estos días:

- He rechazado reuniones con mi equipo de Deportae que me iban a despistar de lo que estaba haciendo.

- He rechazado una conferencia con un ente público porque querían encorsetar mi discurso.

- He rechazado muchísimas llamadas que no me apetecía coger.

- He rechazado una propuesta de un posible colaborador a Deportae, porque he entendido que no salíamos los dos ganando. Incluso ante la posibilidad de poder perder un gran negocio a futuro.

- He rechazado la opción de hablar sobre una posible contratación de conferencia directamente conmigo por teléfono.

- He rechazado la petición de formar parte de una ronda de inversión porque es la fiesta de disfraces de mi niña en el colegio.

- He rechazado la propuesta de un emprendedor para que invierta en su proyecto.

- He rechazado 7 candidaturas para la próxima edición del 1-12-6

- He rechazado una propuesta para aparecer a nivel nacional como caso de éxito de emprendimiento digital vía video. Porque estoy absolutamente enfocado en lo que estoy haciendo y debe seguir siendo así.

- He rechazado más de 25 propuestas de co-emprendimiento y he aceptado una.

- He cancelado una reunión para que me contraten una consultoría por no sobrecargar mi agenda e ir más cómodo.

Los beneficios de "decir no más veces"

  • Disminuye tu estrés. Decir "sí" cuando realmente quieres decir "no" es un gran factor de estrés. Aumentar el número de NO, me ha hecho más libre.
  • Ganar tiempo y control de tu día. Solo tenemos 24 horas en el día. No podemos hacer nada al respecto, pero podemos controlar cómo usamos ese tiempo.
  • Más energía. Hacer cosas que no quieres hacer desperdicia una energía valiosa que podrías gastar en las cosas que sí te importan.
  • Aumenta tu FOCO. Centrarte en las cosas que realmente te aportan valor y son clave para tus objetivos actuales, te permite estar centrado y enfocado. Así exactamente es como se consiguen las cosas.
  • Ganas confianza. Cada vez que dices "no" a otros, dices "sí" a ti mismo.
  • Disfrutar más la vida. La vida es mucho más agradable cuando comienzas a decir "No" a las cosas que te chupan la energía.

 

Conclusiones del experimento de productividad

- Cuanto más dices "no", más sencillo se vuelve. Probablemente te será incómodo durante un tiempo. No nos gusta la idea de decepcionar a los demás, pero tus necesidades, tiempo y metas tienen que ser prioridades en tus decisiones.

- Aunque pensaba que decía bastantes veces “no” a cosas que no me apetecía hacer, he descubierto que no era así. Digo mucho más “si” de lo que debería.

- Me ha generado inseguridad rechazar ciertos proyectos, pero al día siguiente, lo he agradecido. Aunque quiera hacer mucho más de lo que hago, mi salud, familia y calidad de vida deben estar por delante.

- Durante el experimento he recordado proyectos que acepté incluso sin tener ganas, solo por no quedar mal. Pienso firmemente que fue y es un error.

- Decir “NO” te entrega mucho poder sobre tu día.