HACER NO ES SUFICIENTE

En mi primer libro hablo sobre cómo hacer que los proyectos funcionen. Los pasos que toda persona debe dar si o si, para alcanzar sus objetivos y metas.

Sin duda, una de las piedras angulares para conseguir lo que te propones, es la acción. Ella es la reina del juego. En la acción es donde se producen los resultados, el lugar exacto en el que te golpeas con la realidad.

Pero, ¡HACER NO ES SUFICIENTE!

Existe un paso previo mucho más importante. Un secreto con el que cuentan las personas exitosas que les hace saltar al vacío y perseverar donde otros abandonan.

No basta con hacer, antes debes CREER. Clic para tuitear

CREER que eres el máximo responsable de tu vida. Que tu vida es el resultado de la forma en la que respondes a los desafíos y oportunidades que te encuentras. Que el azar está muy bien, pero que tú sabes hacer que las cosas funcionen,

CREER que es muy posible que no tengas todas las respuestas ahora mismo. Pero que si no confías en tus posibilidades tú mismo, ¡nadie lo hará!.

Envío emails con contenido exclusivo una vez a la semana a mis suscriptores automáticamente. Por cierto, si quieres recibirlo, déjame tu email aquí






CREER que llevarás una vida abundante. Que no trabajas por un sueldo al mes, sino por algo mucho mayor. Porque no trabajas para CUANTO, trabajas para PARA QUÉ. Que todo en esta vida no se paga con transacciones económicas. Que la vida es mucho más de lo que te contaron en la universidad. Que seguir la vida que otros te dictan, es el primer paso hacia el más profundo de los fracasos. Y si, se puede ser un gran fracasado con millones de euros en la cuenta.

CREER que donde la gente ve los obstáculos, tú ves oportunidades. Donde otros ven callejones sin salida, tú ves posibilidades para hacer un camino. Donde otros ponen excusas, tú haces que suceda.

Y claro que la acción es muy importante. La ACCIÓN, es la clave de todo junto a la perseverancia. Trabajar es lo primero y la recompensa viene después. Porque al final, a la línea de meta no llegan los más inteligentes, guapos, mejor conectados o con más talento, a la línea de meta siempre llega EL QUE NUNCA ABANDONA.

Para conseguir lo que quieres, siempre tienes que hacer lo que otras personas no están dispuestas. Para ser diferente, debes actuar de manera diferente. Probar cosas que otros no se atreverían. Muchos pensarán que estás loco. Te verán fracasar más de dos veces. Algunos te dejarán de lado y otros se decidirán a acompañarte. Te criticarán por alejarte de la manada. Por demostrarles que se puede vivir otra vida. POR CREER en ti. Cuando nadie más está dispuesto a hacerlo.

Pasar a la acción pueden hacerlo todos, aunque no lo hagan. Pero creer y ELEGIRTE A TI MISMO, amigo, eso si es de valientes.

¿Te ha gustado el post? Compártelo con tus amigos en las redes sociales.

También puedes dejar un comentario 😉

Envío emails con contenido exclusivo una vez a la semana a mis suscriptores automáticamente. Por cierto, si quieres recibirlo, déjame tu email aquí