La nueva educación

El mundo ya no necesita empleados de fábrica, obedientes y que cumplan horarios. Las empresas no necesitan trabajadores que intercambien su tiempo por dinero. Necesitamos artistas, creativos, hackers e innovadores. Personas con pasión, que amen su trabajo. El mundo necesita urgentemente profesores que deseen sacar la mejor versión de sus alumnos. Necesitamos líderes que motiven y eduquen a los futuros trabajadores y empresarios para enfrentarse a la nueva economía.

Todo ha cambiado y los educadores deben darse cuenta.

La nueva educación debe alejarse del sistema académico. Olvidar el enfoque del horario, el título y del pensamiento industrial. Los educadores deben ayudar a sus alumnos a enfrentarse contra el status-quo. Ayudarlos a que destaquen, se diferencien, arriesguen y fallen. Recordarles que ya no hay que tratar de impresionar a nadie, sencillamente hay que ser impresionante.

Hoy en día tu trabajo vale más que tus títulos. Tu currículum habla por si solo. La frase: “¿qué has estudiado?” ha sido sustituida por “¡QUÉ SABES HACER!”.

Recibe mis artículos una vez a la semana 🙂






Las notas ya no son importantes. Una educación basada en aprender de memoria está obsoleta. Es por ello que la mayoría de los empresarios de éxito, nunca fueron grandes estudiantes. Definir el futuro profesional de una persona por el resultado de un examen nos ha llevado a profesionales sin pasión, que escogen trabajos porque tienen salidas laborales. Cuando realmente la única profesión con verdadera salida laboral, es dedicarte a lo que amas.

La nueva educación debe ayudar a los alumnos a definir quiénes son. Fomentar sus capacidades y que se apoyen en otros compañeros para cubrir sus debilidades. El trabajo actual no requiere de profesionales perfectos, sabelotodos. Necesita personas humildes con capacidad para trabajar en equipo, descubrir el talento y abrazarlo.

La nueva economía requiere de más acción y menos perfección.

"Si usted no está avergonzado por la primera versión de su producto, es que ha lanzado demasiado tarde." - Reid Hoffman.

Hecho es mejor que perfecto. Hay que aprender de los errores. Fomentar el ensayo error desde la escuela. Despenalizar el fallo y abrazar la reflexión. Así se construyen los grandes proyectos. Desde corrección continua.

Por último, la nueva educación debe hacer que los alumnos SUEÑEN. Porque la nueva economía puede que necesite de médicos, ingenieros, financieros y funcionarios. Pero realmente lo que más necesita son personas que deseen CAMBIAR EL MUNDO.






¿Te ha gustado el post? Compártelo con tus amigos en las redes sociales.

Si lo prefieres podemos hablar en Facebook Instagram.

También puedes dejar un comentario 😉