Mejora tu resistencia

Imagino que todos conocéis a Mike Tyson. Campeón del Mundo de los pesos pesados, nacido en uno de los peores barrios de NYC.

Hubo una época en la que era IMBATIBLE, nadie podía hacerle frente más de dos asaltos. Siempre conseguía dejarte KO. Por casualidades de la vida, le tocó pelear con Buster Douglas.

Buster no tenía ni por asomo el nivel de Mike, todas las casas de apuestas le daban por claro perdedor. El propio Tyson, comentaba que no quería pelear con él, era un chiquillo.

La madre de Buster, estaba muy orgullosa de su hijo. Paseaba por el pueblo diciéndose todo el mundo que su hijo ganaría a Tyson, que se lo había prometido. La gente pensaba que era amor de madre, era imposible ganar a Tyson, nadie le había vencido antes.

3 días antes del combate, la madre de Buster murió.

Si quieres recibir artículos como éste en tu email (solo 1 a la semana). Déjamelo justo aquí abajo.






Llegó el día del combate y como siempre Tyson le estaba dando un repaso, justo antes de acabar el Round 2, Buster cae a la lona, el arbitro grita: 6,7,8,9 y antes de dar el combate por vencido a Mike, Buster se levanta. Nadie lo había hecho jamás, nadie había llevado al gran Tyson hasta el 3 Round.

Siguieron pasando los asaltos y llegaron al décimo. Tyson estaba cansado y en un despiste, Buster dejó KO al todo poderoso campeón de los pesos pesados.

¡Nadie lo podía creer! Los periodistas le preguntaron al finalizar, cómo lo había conseguido,  él se limitó a contestar: Se lo había prometido a mi madre.

Muchas veces lo único que hace falta es echarle huevos, AGUANTAR y RESISTIR. Clic para tuitear

El caso es que desde ese momento, Tyson ya no era imbatible, pero lo que es más importante y con lo que me quedo de esta maravillosa historia, es que los rivales habían descubierto que si conseguías AGUANTAR, RESISTIR, PERSEVERAR, hasta el Round 5, tenías muchas posibilidades de ganar el combate.

Eso es lo que me encanta de la historia, que no hace falta tener siempre la mano ganadora, la mejor idea o ser el más rápido.

Muchas veces lo único que hace falta es echarle huevos, AGUANTAR y RESISTIR.

¡Seguimos!

Si quieres recibir artículos como éste en tu email (solo 1 a la semana). Déjamelo justo aquí abajo.