NO HAY MAÑANA SOLO HOY

 

"La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes."


John Lennon

Un dia tiene 24 horas
24 horas son 1.440 minutos
y 1.440 minutos son 86.400 segundos
Eso es lo único que nos debe importar: ¡EL HOY!
Se que puede parecer chocante, porque la verdad es que nos han educado para pensar en el futuro y no en el presente. A todos os sonaran frases como:
- Ve a la universidad y asegúrate un buen puesto de trabajo.
- Voy a trabajar duro ahora, para poder vivir mejor el dia de mañana.
- Voy a comprarme una casa porque seguro que después cuesta el triple.

No creo que haya que darle tanta importancia al futuro, al fin y al cabo si hacemos las cosas bien en nuestro día a día estamos construyendo un  maravilloso porvenir, así que para que preocuparse tanto.

"Si tiene solución ¿para qué te preocupas? y si no la tiene ¿para que te preocupas?"
Con tanta preocupación por lo que pasará, nos estamos olvidando de disfrutar nuestro presente,  y si algo tenemos que tener claro, es que el futuro es impredecible. Nadie pronosticaba la crisis, la caída del precio de las viviendas ni la bajada de la bolsa.
Ante un mañana incierto, lo más inteligente es disfrutar el hoy al máximo.
Os voy a explicar cómo lo hago yo:
En mi día, como en el vuestro, tenemos tiempo para todo: comidas, trabajo, deporte u ocio, familia/amigos y sueño.
Y normalmente tendemos a mezclarlas sin prestar toda nuestra atención en nada.
Por todo ello, en cada parte de mi día me entrego al máximo e intento dar lo mejor de mi en cada momento, consiguiendo así un gigantesco entusiasmo en todo lo que hago.
A las horas del desayuno, comida y cena, me centro exclusivamente en disfrutar, nada de comer rápido ni quedarme sin desayunar por trabajar.
Mi profesión  también requiere toda mi atención, para tratar de dar lo mejor de mi y conseguir los mejores resultados posibles. Dejando a un lado distracciones como redes sociales o preocupaciones de casa.

¡En el trabajo a trabajar¡
Uno de los momentos mas especiales del día es la hora de entrenar, instante en el que consigo evadirme de todo y dar a mi cerebro su dosis necesaria de felicidad.
Y así con todas las demás.
Hay días buenos, malos y regulares pero lo que esta claro es que si das lo mejor de ti, ¡NADA PUEDE IR MAL!

NO HAY MAÑANA SOLO HOY